miércoles, 25 de marzo de 2009

PALABRAS LEIDAS POR MARUCHA MADRES LINEA FUNDADORA
ACTO DEL 24 DE MARZO A 33 AÑOS DEL GOLPE RELIGIOSO CIVICO MILITAR JUSTICIA YA!!
"Porque sabemos la verdad y tenemos memoria exigimos justicia"
Uno de los momentos más sentidos del acto oficial fue cuando María Juana Rivas se dirigió a los funcionarios políticos.
"Estamos conmemorando el 33º aniversario del último golpe de Estado. Aquel 24 de marzo de 1976, entre las fuerzas armadas de nuestro país, asociadas a los dueños del poder económico, los medios de comunicación, ciertos sectores políticos, la cúpula de la Iglesia Católica y un sector importante de la sociedad que decía 'por algo habrá sido' y que también creyeron en la teoría de 'los dos demonios', todos ellos, escribieron una de las páginas más negras de la historia de nuestra Patria".
De esta forma, la representante de la Comisión Municipal de la Memoria, María Juana Rivas, inició su alocución.
Y continuó: "Para imponer un plan económico -siguió- tuvieron que hacer desaparecer a 30.000 personas, más miles de exiliados en el interior y el exterior del país, además de 9.000 presos políticos".
"Hoy recordamos especialmente a los detenidos y desaparecidos de todas las edades, pero la mayoría jóvenes y muy jóvenes, arrancados de sus casas, de las fábricas, de las oficinas, de las universidades, de las escuelas y de las calles del país", enunció.
Y después puntualizó que "ellos dieron su vida por pensar distinto; por pensar una Patria en donde no hubiera excluidos y donde todos tuvieran la oportunidad de una vida digna".
"Ese proyecto de país sin pobreza -puntualizó- se contraponía en forma rotunda con un país pensado para unos pocos privilegiados. Y para lograr ese país de unos pocos, trataron de aniquilar a toda una generación, instalando el miedo y el terror, y llegaron a cometer crímenes inimaginables, como secuestrar; torturar en cárceles clandestinas, hacer desaparecer y asesinar, y lo más inconcebible: robar a los hijos de los detenidos y desaparecidos".
"Las Abuelas esperan hallar todavía a 400 niños"
Más adelante, sobre esos niños "a los que se les robó la identidad", indicó que "las Abuelas todavía esperan encontrar a cerca de 400 niños, hoy ya mujeres y hombres grandes que no saben quiénes son".
Y prosiguió: "A pesar de que sembraron el terror, las Madres, que somos parte del pueblo, nunca bajamos los brazos, sino que nos organizamos, y buscamos formas nuevas de resistir. Fuimos a la Plaza de Mayo, y le hicimos frente al gobierno de facto, casi solas, con pocos compañeros, familiares y algunos abogados. No nos importó que nos llamaran locas. Estábamos motivadas por el amor a nuestros hijos. Unidas en el dolor, salimos a la calle y resistimos. Lo que hicimos es indelegable. Marcamos un hito histórico".
"Si bien -destacó- al recuperar la democracia se realizó el juicio a las juntas militares- un hecho inédito- luego, la Cámara Federal de Capital impulsó una condena injusta, que no estaba a la altura de los crímenes cometidos. Después vinieron las leyes -siguió reseñando- que votó el Congreso Nacional, de Obediencia Debida y Punto Final. Otro presidente, por decreto, libró los indultos. Nosotras, las Madres con las Abuelas y otros organismos seguimos la lucha. Ya estaban con nosotras los hijos, buscando a sus padres con bríos renovados".
Cómplices
"Recién en agosto de 2003 -puso de relieve- en el Congreso Nacional se derogaron las Leyes del Perdón, con la Ley 25.779, que avaló la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Desde ese momento, pudimos iniciar las causas penales. Y desde el Poder Ejecutivo, se impulsaron juicios y se insta a los jueces a acelerar las causas y concretar las condenas, recluyendo en cárceles comunes a los genocidas. Nosotras decimos que esa lentitud los hace cómplices de esa impunidad que tienen los represores que cometieron crímenes de lesa humanidad".
Y finalizó diciendo: "hemos recorrido un largo y duro camino, y aún queda un buen trecho para que se concreten nuestros objetivos. Las madres nunca quisimos venganza ni actuamos con violencia. Y trabajamos porque todos los argentinos nos reconciliemos con la verdadera historia de nuestra Patria. Sabemos que un pueblo que no conoce su pasado no tiene futuro. Y porque sabemos la verdad y tenemos memoria -enfatizó- exigimos Justicia, que es el único camino para que encontremos la paz, pero no olvidamos ni perdonamos".
Documento leído por H.I.J.O.S regional Mar del Plata.

El acto del 24 de Marzo es un evento que se constituyó en símbolo de la resistencia de la sociedad civil al terrorismo de Estado; un momento de actualización del compromiso de la ciudadanía toda con su propia historia y destino; en él se renueva la memoria de aquel nefasto 24 de marzo de 1976, en que se institucionaliza el terror como política de Estado. queremos destacar que, en tanto organismo vinculado a la defensa de los DDHH, somos absolutamente autónomos e independientes de toda otra organización, sea esta gubernamental o no. Y, además, como agrupación no asumimos ningún tipo de vínculo o compromiso con partidos políticos o grupos de interés, sean de la orientación que sean. Nuestros objetivos constitutivos y nuestra propia razón de ser, hacen imposible otra actitud respecto al Estado y al gobierno. Nos constituimos como un colectivo a partir de haber racionalizado y puesto en clave política la intromisión traumática del terrorismo de Estado en nuestras vidas y las de nuestros familiares. Y, frente a ese Estado (más allá de que hoy se ajuste a derecho y sea democrático) nos posicionamos en un lugar de contralor, como organismo de la sociedad civil que atentamente observa que no vuelva avanzar de manera ilegítima sobre la integridad y la vida de cualquier hombre o mujer bajo su jurisdicción y soberanía.
Pero también queremos hacer saber que este posicionamiento que asumimos, no supone desconocer o rechazar toda acción gubernamental en materia de DDHH, solo por ser diseñada y, o implementada por agencias o instituciones dependientes del Estado. Muy por el contrario. Entendemos que el Estado debe, en el presente y a futuro, garantizar a cada hombre y mujer que resida en nuestro país el pleno disfrute de todos los derechos que en tanto ser humano le corresponden. También sostenemos que tiene la responsabilidad de identificar, buscar, enjuiciar y castigar a todos aquellos que, desde ese mismo Estado -o en colaboración con él- cometieron delitos de lesa humanidad en nuestro pasado reciente. En tal sentido, basta recordar que desde el momento en que nos conformamos como agrupación hemos estado luchando para que sea él quien se haga cargo de hacer justicia y terminar con la impunidad de los represores. Y queremos que esto quede bien claro: no le negamos atribuciones en materia educativa; consideramos que debe garantizar que las instituciones de enseñanza se hagan cargo de poner en su agenda el análisis y la reflexión en torno a los DDHH en general y a nuestra historia reciente y al terrorismo de Estado en particular.. Tampoco objetamos que encare políticas tendientes a transmitir y mantener viva la memoria del genocidio, más allá del ámbito de la educación formal; pero al respecto advertimos que la memoria colectiva no debe ser estatalizada; distintos actores de la sociedad civil deben ser parte de su construcción y trasmisión, dando cuenta de la multiplicidad de experiencias y vivencias que esa memoria involucra, al punto que entendemos que no hay una memoria en singular, sino memorias en plural y éstas no pueden ser normativizadas, encorsetadas y controladas por el Estado sin atentar contra la pluralidad y la tolerancia que caracterizan a una sociedad democrática...

¡Por la aplicación de planes efectivos de protección a testigos y querellantes en todo el país!
¡Por las desarticulación de los aparatos de inteligencia y la desclasificación del sus archivos!
¡Restitución de la identidad de los niños, hoy jóvenes, apropiados por la dictadura.
Unificación de las causas para que los Testigos no sufran la tortura psicológica de declarar tantas veces!
¡Por que las audiencias sean verdaderamente públicas y abiertas para la comunidad y la prensa!

NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS,
JUICIO , CASTIGO Y CARCEL COMUN A TODOS LOS GENOCIDAS,
APARICION CON VIDA DE JORGE JULIO LOPEZ.

Azucena Villaflor tendrá su monumento en la ciudad
Quien fuera una de las fundadoras del movimiento de las Madres de Plaza de Mayo, será homenajeada en Mar del Plata con la construcción de un monumento.
"No queremos que sea un monumento más, sino un mojón con sentido histórico, que nos diga cosas que nos sirva para luchar diariamente por el valor de las instituciones, de la convivencia, por la confraternidad entre los que quieren el progreso del pueblo y por la no violencia".
Así lo puso de relieve el intendente de General Pueyrredon, Gustavo Pulti, al firmar el decreto de llamado a concurso abierto y público para la realización de un monumento a una de las fundadoras de la agrupación Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor. El ahora jefe comunal había presentado la iniciativa cuando fue concejal por Acción Marplatense.
A partir de hoy, los interesados podrán consultar las bases y condiciones en la página web del Municipio.
Pulti comenzó por referirse al motivo del decreto que acababa de firmar: "esta convocatoria es para crear una obra artística, que suele ser el modo más directo de llegar a los sentimientos y al corazón de nuestra comunidad".
"Es la recordación -acotó- de la obra de Madres y Abuelas, y en particular de la persona de Azucena Villaflor".
Y continuó: "es muy notable cómo las palabras que se repiten no son un lugar común entre quienes atraviesan una verdadera experiencia. Nunca es un lugar común decirle 'te quiero', a mamá o hablarle al amigo de la amistad y no es un lugar común, de ningún modo, después de tantos años de militancia para los organismos, las Madres, las Abuelas, recordar aquello que tiene que ver con la abolición de todo Estado de Derecho para ser reemplazado por una máquina del terror. Tampoco lo es recordar y revivir el coraje, la confianza en el amor y decisión de Azucena".
La oscilación de los pueblos
"La Humanidad parece ser -subrayó-, los países, las ciudades oscilan entre retroceder y avanzar; entre respetar los derechos y la posibilidad de transgredirlos; entre la convivencia armónica, la confianza en las instituciones y cierto declive hacia la brutalidad. Es necesario que, en la conciencia de cada uno que participamos de una comunidad que quiere ser justa, esa oscilación tenga presente esta dolorosa experiencia que atravesó la Argentina".
Y agregó: "pero también tiene que tener presente el trabajo de quienes aún a costa de su propia vida, van logrando, aunque hayan muerto hace mucho, que todo el tiempo haya conciencias modificándose, como lo dijimos en otra oportunidad".
"Azucena Villaflor fue secuestrada, arrojada al mar y muchos años después aparecieron sus restos en el cementerio de Lavalle y pudo rendírsele ese homenaje postrero en la Plaza de Mayo. Pero nadie podría asegurar que ella no le sigue diciendo cosas a la conciencia de cada niño que hoy está aprendiendo a vivir en democracia, a la de cada joven que cree o no y que se entusiasma o no con la posibilidad de construir un futuro mejor". O también a nosotros hoy con su militancia y su entrega de la vida, que implicaron claramente un camino, no de martirio necesariamente, aunque sí en el que la confianza alrededor de los valores en que creemos es el que pueda permitir un futuro en el que nos encontremos con verdad, justicia y memoria los argentinos".
Posteriormente, sostuvo que "no queremos emplazar con este concurso que abrimos hoy un monumento más, sino un mojón con sentido histórico, que nos diga cosas que nos sirva para luchar diariamente por el valor de las instituciones, de la convivencia, por la confraternidad entre los que quieren el progreso del pueblo y por la no violencia".
Breve reseña del calvario e inmolación de Azucena
En abril de 1977, esperando ser recibida por el entonces párroco de Stella Maris, una de las madres de detenidos y desaparecidos, Azucena Villaflor de Vicenti, dijo que "individualmente, no vamos a conseguir nada, por qué no vamos todas a Plaza de Mayo, cuando seamos muchas, Videla (por el entonces presidente de facto, Jorge Rafael) tendrá que recibirnos".
El 30 de abril acudieron a Plaza de Mayo, las 14 madres. "Es de imaginar su coraje solas en ese lugar, y en un país aterrorizado", expresa su biógrafo.
El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, las Madres publicaron un anuncio en un diario con el nombre de sus hijos desaparecidos. Aquella noche, Azucena Villaflor fue secuestrada por un grupo armado en su casa de Villa Domínico, en Avellaneda. Fue recluida en el campo de concentración de la Escuela de Mecánica de la Armada.
Los restos de Azucena Villaflor que había sido arrojada viva al mar, en uno de los "vuelos de la muerte", y su cadáver aparecido, en la costa, fue inhumado en el cementerio de Lavalle y después sus restos incinerados. El 8 de diciembre de 2005, en la 25ª marcha de las Madres de Plaza de Mayo, sus cenizas fueron enterradas al pie de la Pirámide de Mayo.

24 en todo el país












La Plata.
Tucumán










Bariloche.















Cordoba






DOS MARCHAS SE SUCEDIERON EN LA PLAZA DE MAYO PARA CONMEMORAR LOS 33 AñOS DEL GOLPE
Una plaza que demandó justicia
El repudio al golpe militar y el reclamo por la aceleración de los juicios a los represores fue el pedido unánime. Decenas de miles de personas acompañaron la convocatoria de los organismos de derechos humanos y la del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

Por Laura Vales
“Despertemos a la justicia con ruido, con silbidos, con cantos”, propuso la chica desde el escenario y abajo, en la Plaza de Mayo, la gente respondió con lo que tenía más a mano. Dos flaquitos que sostenían una pancarta la apoyaron en el suelo para aplaudir; el morocho del bombo hizo sonar el parche como en la cancha, y casi enseguida otros le siguieron el ritmo con las manos. Petardos, redoblantes, batucadas, cantitos. En el 33 aniversario del golpe del ’76, miles de personas reclamaron masivamente que se aceleren los juicios a los represores. Hubo dos marchas, una convocada por los organismos de derechos humanos y otra que reunió a las organizaciones de izquierda. Así, se hicieron dos actos con discursos muy diferenciados, durante una jornada en la que se pudo ver gente marchando a la plaza toda la tarde. Los primeros manifestantes llegaron al escenario montado junto a la Pirámide de Mayo a las tres y media, y cuatro horas más tarde todavía los últimos grupos seguían tratando de que se hiciera espacio para acercarse al lugar.
Clase media, trabajadores que fueron con sus sindicatos, piqueteros llegados en trenes desde el conurbano, militantes universitarios, gente sin adscripción a ningún grupo y militantes que se encolumnaron con su partido. Como todos los años, se volvió a ver esa mezcla: sobre la avenida de Mayo las columnas de las organizaciones sociales y políticas se formaron siguiendo el esquema acordado trabajosamente de antemano para la organización de la jornada, mientras por las veredas, saliéndose de ese orden, los manifestantes sueltos desbordaban el lento avance de las columnas. Como todos los años, también, se volvió a ver que la movilización es elegida por muchos padres para llevar a sus chicos a conocer una marcha del 24. Otro de los datos salientes es la cantidad de jóvenes que siempre logra reunir el repudio a la dictadura.
Los organismos
La primera de las marchas fue convocada por los organismos de derechos humanos. Organizada por H.I.J.O.S, Madres Línea Fundadora, Abuelas, Herman@s, el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), la Asociación por los Derechos Humanos (APDH), el Serpaj y el Medh, entre otros, la actividad estuvo precedida, el lunes, por un recital frente a los Tribunales para reclamar a la Justicia por la demora en los juicios por violaciones a los derechos humanos.
Los organismos cuestionaron que a seis años de haberse anulado las leyes de Punto Final y Obediencia Debida “sólo haya 44 condenas”. Recordaron que “526 genocidas esperan el juicio oral”, pero por la lentitud de los procesos “192 represores ya murieron”, mientras otros 47 continúan prófugos. “Numerosos juicios se han reabierto desde que las leyes de Obediencia Debida y Punto Final fueran declaradas inconstitucionales en el 2001, que el Congreso Nacional las anulara por ley en el 2003 y que la Corte Suprema ratificara este camino en el 2005”, reconocieron desde el escenario, donde un grupo de Madres de Plaza de Mayo leyó un documento consensuado. “Pero ¿cuántos decenios serán necesarios para condenar a todos los genocidas por todos los compañeros? Ya llevamos demasiados años exigiendo justicia. Todos los poderes del Estado tienen la responsabilidad de acelerar los procesos que se llevan contra los autores de crímenes de lesa humanidad y terminar con las consecuencias de los indultos”.
En esta edición, la entrada a la plaza de la marcha fue encabezada por una escuadra de bailarinas de La Chilinga, la escuela social de percusión y danza fundada por Daniel Buira, el baterista de Vicentico. Vestidas de blanco de la cabeza a los pies, unas cincuenta chicas bailaron al ritmo de la batucada. Atrás fue la tradicional bandera con las fotos de los desaparecidos y las columnas de los organismos. Siguieron las organizaciones sindicales –la CTA con sus gremios, la Secretaría de Derechos Humanos de la CGT, la UOM Quilmes– y los movimientos sociales y políticos. Las organizaciones K tiñeron de celeste este tramo de la marcha: la Juventud Peronista, el Movimiento Libres del Sur, el Movimiento Evita, La Cámpora, el Frente Transversal, Nacional y Popular fueron algunas de ellas, casi todas con imágenes de Eva Perón en sus pancartas. También hubo agrupaciones que no integran el kirchnerismo, como el Encuentro por la Democracia y la Equidad –del intendente de Morón, Martín Sabbatella–, Proyecto Sur –de Pino Solanas–, el Partido Comunista y la UCR.
Los sueltos
Guillermo, su mujer y sus dos hijos fueron de los “sueltos” de la marcha. “Vivimos en La Plata y este año decidimos venir a marchar acá”, contó él. ¿Por qué? “Pensamos que la plaza venía de ser ocupada por otra manifestación, que no tuvo nada que ver con lo que queremos sino con la idea de instalar la pena de muerte. Me parece que se vienen tiempos difíciles”, definió. Simón, de 14 años, llevaba puesta una remera con el reclamo de aparición con vida de Julio López; dijo que para él, ir a la marcha era “una forma de aprender”.
También Claudia, responsable de la murga infantil Los Zumbados, dio ese sentido a la movilización. “Teníamos ganas de venir hacía mucho”, relató. Viajó desde Moreno con 30 de los chicos. “Todos tienen ya una idea porque el tema del golpe se trata en los colegios, pero es importante que puedan venir y ver esto”, aseguró.
El Encuentro
A los reclamos de la primera marcha siguieron los de la segunda, convocada por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, que reúne a trescientas organizaciones sociales y políticas. Los partidos de izquierda, sus movimientos sociales, los estudiantes de la Federación Universitaria de Buenos Aires aportaron las columnas más numerosas de esta movilización.
El Encuentro llevó en su cabecera la consigna “Basta de impunidad y represión” y difundió un documento con duras críticas al gobierno. “Desarmar la impunidad requiere de mucho más que discursos, requiere de una decisión política que el gobierno no tiene”, señalaron allí. La Asociación de ex detenidos desaparecidos, la Liga Argentina por los derechos del hombre, el Centro de Profesionales por los derechos humanos fueron algunos de los que se ubicaron en la cabecera compartida con hubo dirigentes del Partido Obrero, el Movimiento Socialista de los Trabajadores, el PTS, la Corriente Clasista y Combativa y la Federación Universitaria de Buenos Aires (Fuba), entre otros.
“A pesar de lo que dice el gobierno, el 95 por ciento de los genocidas están libres”, plantearon en el texto que leyeron sobre el mismo escenario de la Plaza de Mayo. De los condenados o procesados, “la mayoría siguen en escandalosas condiciones de detención en countries o dependencias militares”. Las organizaciones también criticaron “el tarifazo, los despidos”, “las cifras ridículas publicadas por el Indec” y “el pago de la deuda externa” como señales de que el gobierno pretende “salir de la crisis sin tocar a los verdaderos responsables”.
El reclamo por la desaparición de Julio López, el rechazo a los pedidos de mano dura, el rehusarse a tener una mirada policíaca de los problemas sociales fueron puntos muy presentes en la jornada.
Además de los cientos de carteles con la foto de López que llevaron los manifestantes a las marchas, hubo pancartas que contestaron los recientes reclamos por la pena de muerte. “Mientras piensan cómo matarnos, nosotros ya vivimos condenados a muerte”, decía una bandera escrita a mano con toda la impronta del conurbano. En otra también manuscrita se leía: “cuando se habla de pena de muerte, la humanidad retrocede en cuatro patas”.
De la Plaza al Congreso



Por Mario Wainfeld
Claro que las Madres y las Abuelas estaban ahí, dueñas por derecho propio de la escena. Cada vez más pequeñas en su físico, con las sandalias tan habituadas a fatigar las calles sin violencia ni agresiones, ganándose un aplauso pleno, sostenido, emocionado.
Los de 60, 50 años, los argentinos que la pasaron mal años ha, discurrieron otra vez sobre el espacio público de una ciudad calma, en la que refrescó un poquito, como para aliviar la tenida.
El documento leído desde el palco remoza los reclamos que llevan décadas. Podría hacerse una semblanza de la más noble militancia de la historia argentina repasando cómo fueron variando esas consignas. La “aparición con vida” de las Madres pioneras y corajudas, el “castigo a los culpables”, los repudios a la obediencia debida, el punto final y los indultos, la exigencia de nulidades se sucedieron en el tiempo. Ahora se agregan los pedidos por Jorge Julio López y las críticas por las demoras de los juicios a los genocidas.
Es un tramo de más de un cuarto de siglo de funcionamiento institucional: las defecciones de los gobiernos populares, sus destellos de compromiso, los grandes momentos de los procesos a las Juntas y los producidos desde hace pocos años, la tenacidad de un sector creciente de la sociedad civil, con su vanguardia imbatible, los organismos de derechos humanos.
- - -
La Plaza de Mayo está colmada, desde el palco hacia Bolívar. Se está terminando de leer el documento, el cronista descorre la Avenida de Mayo, ya pasadas las cinco de la tarde. Las columnas siguen viniéndose en sinfín, abigarradas hasta la avenida 9 de Julio, un poco más separadas hasta Rodríguez Peña. Hay algunas por Diagonal Norte, no tantas. Amén de la Plaza, hay más de once cuadras de multitud, alrededor de 40.000 metros cuadrados ocupados por manifestantes.
Eche usted su cuenta de la asistencia, lector, desconfíe de los canales de noticias y los on line de los grandes medios, que ayer mezquinaron cobertura. Días atrás transmitieron en cadena la raleada movida contra la inseguridad y los discursos proselitistas de un rabino en campaña y un sacerdote católico que rezumaba odio.
- - -
Volvamos a la calle, es más grato. Un repaso a ojo registra columnas variopintas, que suman al planteo colectivo signos identitarios. La agenda de las dictaduras es plana, no sólo se reprime la disidencia política, sino todas las formas de libertad o de diversidad.
En democracia, las demandas se multiplican y sofistican. Jamás serán saciadas del todo, pero la ampliación de sus márgenes es un dato insoslayable que a veces nos perdemos de ver. Grupos feministas que promueven el fin de la violencia familiar. Bolivianos orgullosos, tocando instrumentos de su terruño, con la bandera multicolor y pancartas con la figura de Evo Morales. Un grupo que, al modo de los descamisados que asumían con orgullo el mote desdeñoso de las minorías que los despreciaban, transforma la discriminación en bandera burlona. “Los putos peronistas” se la bancan como tales, y ya que están, se enumeran como “travas, tortas” y otras gracias.
Centros de estudiantes secundarios y universitarios suman sus cánticos y sus internas, que también las hay. Hugo Yasky y Martín Sabbatella marchan juntos, como por las calles de la provincia, sueltos de aparatos, cómodos entre la multitud. Marta Maffei, que supo encabezar hechos de masas y de honrosas luchas gremiales, también anda por ahí, es una más entre los que siempre pusieron el cuerpo.
- - -
La política dice presente desde el kirchnerismo a su izquierda. La entente pro campo no aporta presencias, está en otra. Muchos nombres de los ’70 acompañan a Evita y Guevara: desde Cacho el Kadre hasta Santucho.
Los jóvenes de La Cámpora mixturan la evocación del efímero presidente de la primavera con un issue de coyuntura flamante “una ley de medios para la democracia”.
Libres del Sur, con una columna más que nutrida, cuestiona a Carrió, a Macri, De Narváez y Solá, pero pone por delante su distanciamiento con el kirchnerismo y un motivo. “Rico no es derechos humanos”, proclama, irrefutable, una bandera que marca el camino de su gente.
- - -
La multiplicidad de partidos de izquierda comulga con el reclamo general, pero le agrega su posición crítica frente al gobierno nacional. Son miles de manifestantes, nutridos con panfletos y publicaciones. Se ubican al final, en un abanico de siglas que describe su saga. Las consignas contra el Gobierno son severas.
Luis Zamora camina con un par de compañeros por la vereda, sin columna ni pancartas.
- - -
Carta Abierta, que tuvo su bautismo de masas en el día previo al voto no positivo, es uno entre los nuevos colectivos que se agregan a una honrosa tradición. Las Asambleas barriales, que dieron color y número a tantos encuentros desde 2002, son difíciles de encontrar.
Mucha gente por la libre, parejas, pequeños grupos que eventualmente alivian el cansancio en las veredas de algún café. Bebés que miran azorados, en los hombros de sus padres o sus abuelos.
A ojímetro, la clase media hegemoniza la concurrencia, la base social humilde de los movimientos sociales es minoría.
- - -
Hay que tener 25 años para haber pasado toda la vida en democracia. Los de treinta recibieron toda su educación formal sin el cepo feroz del autoritarismo. Sería una audacia justipreciar cuántos de los manifestantes a Plaza de Mayo tenían esas edades, pero es seguro que eran muchos, acaso más de la mitad. La mayoría no son ya víctimas ni deudos: los pibes de HIJOS andan por arriba de 30, por lo general. Jóvenes de nuevas camadas, con sus propias experiencias, sin la vivencia personal de la dictadura, con la libertad mamada desde la cuna, dijeron presente, testimoniando que las grandes causas no tienen dueños, ni personales ni generacionales.
- - -
Ayer mismo, a las siete de la tarde, para el on line de La Nación la noticia principal era la caída del gobierno checoslovaco. Wall Street la segunda, en la lógica de la edición la marcha era la décima o menos. Recién a las 19.30 la marcha gana posiciones en la edición de Internet del diario de los Mitre. Muy otro trato que los cortes de ruta de centenares de productores o que la convocatoria módica de Susana, Bergman y Marcó.
Los instigadores, cómplices y luego encubridores del terrorismo de Estado siguen fieles a sí mismos, en su afán ocultador. Con todo, la tribuna de doctrina habla de “dictadura”. Es un avance, el tono de los tiempos mueve hasta a los más remisos: hasta hace un par de años el manual de estilo no escrito pero imperativo del medio vetaba esa expresión. Era “gobierno de facto” y el terrorismo de Estado “lucha antisubversiva”. Esa segunda supresión sigue vigente, casi todas las veces. Ese es el estilo de la “prensa independiente”.
Fue una fiesta de la democracia y la memoria. Organizaciones no gubernamentales, ciudadanos sueltos, partidos políticos del oficialismo y de la oposición, cooperando en aras de su insigne denominador común y dando rienda suelta a sus enormes divergencias.
Usted, lector consecuente de este diario, inmune a la feroz manipulación predominante, seguramente lo palpó. Por si no estuvo, sepa que fue un actazo, en el que vibró una sociedad plural, dividida, herida, movilizada, viva al fin.


Una convocatoria que no se achica


Por Luis Bruschtein
El clima mediático creado a partir del protagonismo que se da a los reclamos por la inseguridad y al conflicto con los productores rurales quiere sugerir una especie de cansancio de la sociedad con el tema de los derechos humanos. Muchos de los actores en esas dos cuestiones no han ocultado su antipatía por los juicios a los represores, e incluso algunos han defendido a los genocidas. Sin embargo, y a contrapelo de ese clima preponderante en los medios, si se suman los participantes en los dos actos que se realizaron ayer en Plaza de Mayo por el aniversario del golpe del ’76, más el festival musical del lunes frente a los Tribunales y todos los actos que se hicieron en las principales ciudades del país, podría decirse que la convocatoria popular para esta fecha crece, en vez de achicarse, a medida que pasa el tiempo.
- - -
Para la misma hora que comenzaban a concentrarse las columnas de la marcha convocada por los organismos de derechos humanos se conocía el fallo de la Corte Suprema avalando la condena a Miguel Etchecolatz, el ex jefe de la Bonaerense durante la dictadura. Esa condena incluye la figura de genocidio y la advertencia de que los que cometieron delitos de lesa humanidad deben cumplir sus penas en cárcel común, independientemente de su edad. Algunos de estos puntos formaban parte de los reclamos más importantes sobre derechos humanos planteados en las dos marchas de ayer.
- - -
Las dos marchas fueron bastante heterogéneas. En la primera, convocada por los organismos de derechos humanos, junto con muchas personas que no llegaron encolumnadas, coincidían sectores kirchneristas como el Frente Transversal, de Edgardo de Petri; el Movimiento Evita, de Emilio Pérsico, o La Cámpora, de Juan Cabandié, con sectores críticos no opositores, como Encuentro, de Martín Sabbatella; la CTA, que marchó con Hugo Yasky y Víctor De Gennaro, y el Movimiento Libres del Sur, el Partido Comunista y el Partido Humanista; y otros abiertamente opositores al Gobierno, como Proyecto Sur, de Pino Solanas. Hubo dos agrupamientos que llevaron las banderas rojas del Partido Socialista, el más numeroso, encabezado por Oscar González y Ariel Basteiro, más próximo al kirchnerismo, y uno más reducido del socialismo de la Capital, de Roy Cortina, ubicado en la oposición. También marchó un pequeño grupo que llevaba un cartel que decía “Juventud Radical, somos el juicio a las Juntas”.
- - -
En la cabeza de esta marcha estaban los dirigentes de los organismos de derechos humanos, Madres Línea Fundadora, Abuelas, Familiares, Hijos, Serpaj, CELS y APDH, entre otros. El diputado Juan Carlos Dante Gullo y la titular del Inadi, María José Lubertino, acompañaron a la columna de los organismos de derechos humanos. Otra de las columnas de esta marcha estaba encabezada por Jorge Ceballos, de Libres del Sur, Sabbatella y Yasky. Por lo menos los dos primeros están impulsando una lista independiente en el distrito bonaerense junto con el Partido de la Solidaridad, de Carlos Heller, que competirá con las del Frente para la Victoria.
- - -
Es común que en estos actos se sumen otras experiencias sociales, como los movimientos ecologistas, de los pueblos originarios o de género. Un grupo llevaba un cartel con el rostro de Eva Perón con una máscara antigás, que decía: “No al Ceamse en Ciudad Evita”. También hubo una nutrida agrupación de la Nación Diaguita, que desfiló con la bandera del arco iris haciendo sonar los erques y las cajas. En un corrillo discutían sobre cuál de los carteles exigía “más huevos” para llevarlo en la caminata. Algunos se inclinaban por el de la Juventud Radical, pero la mayoría votaba por un gran cartel que decía: “Putos peronistas, tortas y travestis del pueblo”.
- - -
La confluencia de las dos marchas con poca diferencia de tiempo produjo algún desorden. En el primer acto, los organismos de derechos humanos terminaron de leer su documento cuando muchas columnas todavía no habían ingresado en la Plaza. Entonces subieron al estrado los animadores del acto siguiente, convocado por el Encuentro por la Memoria, Verdad y Justicia y partidos de izquierda, con lo que se mezclaron situaciones. Las columnas iban entrando y en vez de recibirlas, desde los parlantes les pedían que se retiraran. En ese momento recién estaban entrando las columnas de la corriente 26 de Julio, del peronismo revolucionario, las del PC, Libres del Sur y otras más que llegaban hasta la 9 de Julio.
- - -
A pesar de que los actos hayan sido por separado, se supone que las agrupaciones políticas que participaron en ambos coinciden en su repudio a la dictadura y en el reclamo por la vigencia de los derechos humanos. A pesar de los diferentes círculos comunes de los concurrentes a cada acto, también coinciden en la dificultad para traducir esos niveles de identidad en expresiones políticas confluyentes. Pese a su capacidad de movilización, siguen siendo pequeños partidos o agrupamientos que, con pocas excepciones, no alcanzan a lograr representaciones políticas legislativas o electorales importantes. Solamente alcanzan fuerza para promover sus planteos cuando logran coincidencias como la de los actos de ayer.
- - -
En la cabecera de la segunda marcha estuvieron Adriana Calvo, de la Asociación de ex Detenidos-Desaparecidos, y Adolfo Pérez Esquivel. El dirigente del Serpaj fue el único que estuvo en la cabeza de las dos marchas. El grupo de Proyecto Sur también fue el único que participó en los dos actos. En esa cabecera también estuvieron dirigentes de los partidos de izquierda, de la FUBA y de decenas de comisiones de derechos humanos de barrios y centros estudiantiles que integran el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.
- - -
Para estos partidos de izquierda –PO, MAS, MST, PCR, PTS y otros–, que tras las grandes movilizaciones del 2002 y 2003 quedaron al margen del escenario político ocupado por la confrontación entre el oficialismo y la oposición, el acto por el 24 de marzo constituye la oportunidad de mostrar su fuerza de movilización y llevaron columnas nutridas, aunque menos que en los actos del 2002 y 2003.
- - -
En este espectro, la coincidencia mayor es que todos son opositores al Gobierno, que se llevó el protagonismo central en las consignas de los manifestantes. En la mayoría de los casos las consignas no diferencian al Gobierno de la oposición de derecha y los engloban como un solo cuerpo. Pese a ese pequeño detalle, la puja central del escenario político, entre el Gobierno y esa oposición, se filtra irremediablemente y les genera problemas, como sucedió con el lockout de los productores agropecuarios. Mientras que agrupaciones como el PO, el PTS o el MST lo analizaron como un conflicto interburgués y se corrieron a un costado, otras agrupaciones, como los trotskistas del MAS y los chinoístas del PCR, respaldaron en los hechos los reclamos más retrógrados de la Mesa de Enlace. Los chinoístas incluso sellaron una alianza con el ala más derechista de la Federación Agraria, expresada por Alfredo De Angelis. En una lógica de izquierdas y derechas, en la práctica se pusieron a la derecha del Gobierno
“Vale la pena vivir para ver esta lucha”
La Asociación de Madres de Plaza de Mayo realizó cuatro jornadas de Pasión y Lucha en la ex ESMA para recordar los 33 años del golpe. El recital con el que culminó el evento juntó unas diez mil personas en repudio a los represores.
Por Cristian Vitale
“Vale la pena vivir para ver esta lucha.” Contundente, León Gieco sintetizó un sentir colectivo: el que se vivió ayer en la ex ESMA cuando le tocó cerrar, junto al grupo Arbolito, el Festival de la Canción Social organizado por el ECuNHi (Espacio Cultural Nuestros Hijos), dirigido por Teresa Parodi, y la agrupación de artistas Talastilla. Diez mil personas, frente a él, rindieron el mejor homenaje posible a los que allí, en ese antro de la tortura y la muerte, perdieron la vida por lo mismo que ahora Gieco quiere vivir para ver: la lucha.
En ese momento llegaban a su culminación las Cuatro Jornadas de Pasión y Lucha con que la Asociación de Madres de Plaza de Mayo recordó el 33 aniversario del Golpe. “La ESMA es el lugar más emblemático que tiene el país para decirles (a los represores) que les ganamos –explicó Hebe de Bonafini, titular de la Asociación–. Estamos acá porque sentimos que esto es propiedad de nuestros hijos y de nosotras. Es algo que nunca imaginamos que iba a pasar.”
Luz en la ESMA... así fue ayer. Luz y sonido, aunque la conjunción no fuera igual, en intensidad, a la que irradiaba el escenario principal del Quilmes Rock a unas cuadras nomás, sobre Libertador. Un austero escenario, pequeño, con luces parecidas a aquellas que iluminaban las peñas en los clubes de barrio. Y con un sentimiento parecido. Desde el corazón.
El final del festival, la cuarta jornada, estuvo signada por una presencia multitudinaria –que al momento de subir Gieco llegaba al cordón de la Avenida Libertador– y las actuaciones del trovador Sergio Lobo, El Portón, Arbolito y el crédito de Cañada de Rosquín, que llevó a parte de los chicos de Mundo Alas –protagonistas de su película que se entrenará formalmente mañana– y con ellos entregó un recital también austero, también emotivo. Muy emotivo. “La colina de la vida” y “El fantasma de Canterville”, junto a Alejandro, uno de los actores; la bellísima “Canto en la rama”, de Leda Valladares; y esa que todos querían escuchar: “La Memoria”, por la urgencia de la hora. Por tiempo y espacio. Desde el borde del escenario hasta el final del larguísimo y terrible pasillo que comunicaba a los ‘dueños’ del Liceo militar con el afuera, miles de gargantas se hicieron una sola... “Fue cuando callaron las iglesias / fue cuando el fútbol se lo comió todo / que los padres palotinos y Angelelli / dejaron su sangre en el lodo”.
Unos trepados a los árboles inmensos; otros sobre el cordón de la larga calle interna, tomando mate o comiendo un sandwich casero; en las veredas o sobre las turbias ventanas que ahogaban gritos. Ya no. “América con almas destruidas / los chicos que mata el escuadrón / suplicio de Mugica por las villas / dignidad de Rodolfo Walsh”, y los brazos levantados en V. Gieco llegó al cenit al hurgar en la memoria colectiva. Pero también en el presente. El tono político, ayer, no estuvo dado solamente por el festival en sí –su aura, su propósito–, ni por las banderas de la Juventud Universitaria Peronista o de “La Cooke” elevadas entre el público, sino también por otra urgencia de la hora. “Las causas a los represores están muy lentas –denunció con razón Hebe Bonafini–. Hay muy pocos detenidos, sólo 49 de miles de acusados. Lo que pasa es que hay muchos jueces de la dictadura que no quieren que los condenemos y cajonean las causas”.
“La película –Mundo Alas– es como un bálsamo espiritual ante los campesinos que cortan las rutas o esos que piden la pena de muerte”, definió León. Hebe, antes de que Arbolito suba a escena, también resaltó que “hay que poner el cuerpo y la cabeza en esta lucha”, y el grito no se hizo esperar: “Hay que saltar, el que no salta es gorila y liberal”. Y siguió: “Los que están al borde de las rutas son los mismos que pidieron las dictaduras... ¡que se presenten a ver si los votan! No les vamos a permitir entrar por la ventana al gobierno. Es la primera vez que se nos permite discutir qué país queremos. Miren cómo los grandes medios manijean el tema la inseguridad. ¡Hay que apagar la televisión!”, pidió, y el histórico “Madres de la Plaza, el pueblo las abraza”, estalló entre los inmensos pabellones.
Después subió Arbolito. Luz y también fiesta en la ESMA. La muy buena banda de folklore rock brindó un recital despierta cuerpos. Mucho baile, ritmos latinoamericanos y banderas de los pueblos originarios flameando, cerca de las hojas. “Junto a la Madres, estuvo siempre un luchador”, dijo Ezequiel Jusid, sobre Osvaldo Bayer, y el grupo lo evocó a través de su canción homenaje: “Osvaldo” (“Cuantas cosas / que se saben por vos”). Otro Osvaldo –pero con w en lugar de v– homenajeado fue Guayasamín, el pintor ecuatoriano muerto en 1999. A través de una pantalla chica, casi artesanal, los organizadores retransmitieron un documental en el que Fidel Castro lo define como un gladiador de la dignidad humana. El evento fue transmitido en vivo por AM 530 –la radio de las Madres– y también propuso una muestra de pinturas elaboradas por los docentes de plástica del ECuNHi. “Todos somos los 30 mil y los 30 mil somos todos”, reprodujo ante el micrófono Pedro Lanteri, director de la emisora y ocasional presentador, en una noche estrellada y como fue dicho, “de lucha y pasión”. El postre fue dulzón: Gieco se copó con Arbolito, el cope fue recíproco y ambos, él y ellos, hicieron que el 33º aniversario del golpe militar se transformara en una alegre canción de esperanza hacia el futuro.
LAS MANIFESTACIONES EN LAS PROVINCIAS
Un reclamo en todo el país
Los actos y conmemoraciones a 33 años del golpe de Estado se reprodujeron a lo largo de todo el país. Aquí, sólo algunas de las actividades realizadas:
Mendoza. “Ellos viven en la lucha inclaudicable de los pueblos por su liberación”, dice la placa descubierta en la entrada de la penitenciaría provincial, en la capital mendocina, como homenaje a los presos políticos, sociales y sindicales que fueron víctimas de la última dictadura militar. Oscar Gil, hermano del desaparecido Miguel Angel Gil, dijo: “Es un día de protesta, de reclamos, y tenemos que pelear ante cada gobierno para impulsar las condenas de todos los represores enjuiciados”. Por la tarde, en el kilómetro cero de la capital, se hizo un acto de conmemoración por los desaparecidos.
Formosa. Gremios docentes, organizaciones políticas y de derechos humanos marcharon hasta la sede judicial donde se desarrolla el juicio oral y público al ex gobernador de facto general Juan Carlos Colombo, para repudiar el golpe. Los manifestantes recordaron a cada uno de los desaparecidos formoseños y exigieron justicia al tribunal que juzga “la historia negra del Proceso en Formosa”. Hubo también “una radio abierta” en la zona céntrica de la capital, se proyectaron documentales y hubo un acto junto al monolito que recuerda a los desaparecidos.
Salta. Las actividades por el Día de la Memoria comenzaron el lunes con una jornada de vigilia que incluyó una muestra de cine, la presentación de una obra de teatro y debates en el Centro Cultural América, en el centro salteño. Las autoridades provinciales homenajearon a José Porcel, perseguido por haber sido el último director democrático del Servicio Penitenciario local.
Santa Cruz. En Río Gallegos, entre diversas actividades, hubo un acto en el monumento que recuerda a los 30 mil desaparecidos, con la participación de organizaciones de derechos humanos, militantes políticos, gremiales, docentes de la Universidad de la Patagonia Austral y otros. Un grupo de estudiantes secundarios de treinta colegios de la ciudad comenzaron con una pintada de murales alusivos “para no olvidar”. También se inauguró la muestra “25 años de democracia”.
Corrientes. La Comisión Provincial de Derechos Humanos organizó un acto en el “Memorial al Desaparecido”, ubicado en el cementerio San Juan Bautista, donde se encuentran los restos del estudiante Rómulo Artieda, sepultados en octubre pasado tras haber estado desaparecido durante treinta años. Por la noche se realizó un Festival de la Memoria.
San Luis. Se llevaron a cabo dos actos. Uno fue en la explanada del rectorado la Universidad de San Luis, donde se puso una ofrenda floral al busto de Mauricio López, un rector de la casa secuestrado por la represión, y se descubrió un “contramuro” grabado por el escultor Carlos Cornejo, ubicado en la parte posterior de otra obra, recordando sucesos ocurridos a partir de 1976. El otro acto se hizo en la Plaza Juan Pascual Pringles, organizado por la filial local de la APDH.
Jujuy. Una muestra gráfica sobre el ex centro clandestino de detención El Atlético y una exposición fotográfica de Víctor Basterra, ex detenido en la ESMA, fueron inauguradas en el hall del Ministerio de Salud provincial. Además, la Secretaría de Derechos Humanos puso en marcha el ciclo de cine Registro de Memorias.
La Pampa. Se realizó un acto oficial en el Paseo de la Memoria, ubicado en la laguna Don Tomás, en Santa Rosa, y otro en la actual Brigada de Investigaciones, donde se descubrió una placa señalando al lugar como un centro clandestino durante la dictadura militar.
Misiones. La Justicia Federal entregó los restos de Susana Ferreira, una docente desaparecida durante la última dictadura, a sus familiares. La ceremonia se realizó en la sede del juzgado federal de Posadas. Los restos de la docente permanecían en poder de la Justicia, tras ser exhumados en abril pasado para la realización de una autopsia solicitada por la familia. Graciela Ferreyra, hermana de la víctima, la recordó como “una mujer con una mente privilegiada y con principios inquebrantables”.
Chubut. En el Centro Cultural de la Memoria, en Trelew, se habilitó la muestra fotográfica “Imágenes robadas. Imágenes recuperadas”, y se presentó Memorias del Mensajero, libro biográfico de Mario Jorge Bau con el que homenajea a su hermano Horacio, un cartero desaparecido.


EL COLEGIO QUE CAMBIO EL NOMBRE DE PEDRO EUGENIO ARAMBURU POR EL DE RODOLFO JORGE WALSH
La escuela donde triunfó la justicia

Es la Escuela Técnica Nº 2 de Florencio Varela. Desde ayer dejó de llevar el nombre de quien ordenó los fusilamientos del ’56 por el del periodista y escritor que lo denunció. En el acto estuvieron Lilia Ferreyra, la compañera de Walsh, y Osvaldo Bayer.
Desde ayer, la Escuela Técnica Nº 2 de Florencio Varela dejó de llamarse Pedro Eugenio Aramburu. Su nombre es hoy Rodolfo Jorge Walsh, el escritor y periodista que investigó y denunció los fusilamientos clandestinos en 1956 de un grupo de civiles en un basural de José León Suárez por orden del entonces presidente de facto Aramburu. La profunda carga emblemática de ese cambio de denominación –decidida en votación mayoritaria por los alumnos y el cuerpo docente de la escuela–, fue destacada por la compañera de Walsh, Lilia Ferreyra, el escritor Osvaldo Bayer y el diputado Carlos Kunkel, que hablaron en el transcurso del acto que se realizó en el patio de la escuela ante alumnos, docentes y numeroso público, y en el que se leyó la adhesión de Patricia Walsh, hija del notable periodista. También se dio lectura al decreto municipal que fundamenta el cambio de nombre, en concordancia con la resolución del gobierno provincial de que ningún establecimiento educativo llevara el nombre de funcionarios de gobiernos dictatoriales.
Los oradores coincidieron en afirmar que los fusilamientos del ’56 son un claro antecedente del terrorismo de Estado que instauró la dictadura militar en 1976 y que Walsh también denunció en su memorable “Carta Abierta a la Junta Militar”. Previamente, el ministro de Educación de la provincia de Buenos Aires, Mario Oporto, y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Duhalde, junto con Bayer y la señora Ferreyra, descubrieron la placa con el nombre del autor de Operación Masacre que testimonia el homenaje al escritor, periodista y militante desaparecido por un grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada el 25 de marzo de 1977, minutos antes de que empezara a difundir su histórica Carta a la Junta.
Después de agradecer a las autoridades educativas y a los alumnos y docentes por haber elegido el nombre de Rodolfo Walsh para designar a la Escuela Técnica Nº 2, Lilia Ferreyra contó que pocos días antes de la emboscada fatal, Walsh le dijo que si a él le llegaba a pasar algo, no iba a resultar fácil a sus secuestradores desaparecerlo para siempre porque algunas cosas buenas había hecho en su vida y por eso lo iban a recordar. “Tenía razón. Este acto emblemático así lo demuestra –agregó la compañera del escritor– porque una de aquellas cosas buenas que hizo fue precisamente su investigación sobre los fusilamientos que ordenó Aramburu. Cambiar el nombre del responsable de ese crimen por el de quien lo denunció es un acto de verdadera memoria y profunda justicia.” A su vez, el escritor Osvaldo Bayer también recordó con emoción la trayectoria ética de la vida y obra de Walsh, de la cual da un último testimonio con su extraordinaria “Carta Abierta a la Junta Militar”. Asimismo, Bayer destacó que la inclaudicable lucha de las Madres y organismos de Derechos Humanos a lo largo de 30 años hace posible estos triunfos de la memoria. Finalmente, el diputado Carlos Kunkel rindió homenaje a Walsh como intelectual y militante, y trazó una línea histórica desde el derrocamiento de Hipólito Yrigoyen en el ’30, la llamada Revolución Libertadora del ’55 y los golpes militares sucesivos hasta la dictadura del ’76, que revela las décadas de lucha del pueblo argentino para enfrentar los proyectos de dominación antidemocrática.
Al finalizar el acto, los presentes recorrieron la muestra De la Ley de Residencia al Terrorismo de Estado, de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que se exhibe en la escuela junto con trabajos alusivos realizados por los alumnos para conmemorar el nefasto golpe militar de 1976.

ABRIERON EN LA PERLA UN ESPACIO DE PROMOCION DE LOS DERECHOS HUMANOS
De campo de exterminio a sitio para la memoria

La Perla, el mayor centro clandestino de detención (CCD) que funcionó en el interior del país durante la dictadura, fue habilitado ayer en Córdoba como Espacio para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos. Frente a una multitud que se reunió para conmemorar el 33º aniversario del golpe de Estado, se reclamó “que todos los genocidas sean enjuiciados”, así como una mayor celeridad de los juicios en curso. El público podrá visitar La Perla a partir de abril dos veces por semana, aunque la sala de torturas estará vedada hasta que finalicen las pericias judiciales que aún se realizan allí.
“Por más genocidio que haya, la vida siempre supera a la muerte”, aseguró Emiliano Fessia, coordinador de la Comisión Provincial de la Memoria, que abrió el acto con su discurso. También miembro de HIJOS, que agrupa a los hijos de desaparecidos durante la dictadura, Fessia destacó la habilitación al público del predio donde funcionó el campo de exterminio por el que pasaron cerca de 2500 personas, de los que la mayoría continúa desaparecida, porque así se le daba “vida a un lugar en donde antes entraban los camiones de la muerte”. Entre las autoridades presentes en el acto estuvieron el vicegobernador, Héctor “Pichi” Campana; la coordinadora general del Archivo Nacional de la Memoria, Judith Said, y la fiscal federal de Córdoba, Graciela Filoñouk, una activa promotora de las causas contra los delitos de lesa humanidad.
Ornamentado el Patio de Armas con las fotos de los desaparecidos, el acto contó con la presencia de los sobrevivientes y organismos de derechos humanos, además de legisladores y gran cantidad de público. El secretario de Derechos Humanos de la provincia, Raúl Sánchez, resaltó la “obligación y la responsabilidad del Estado nacional y provincial por proteger y promover la memoria” y destacó la decisión del ex presidente Néstor Kirchner de transferir el predio militar para utilizarlo como sitio de la memoria. También tomó la palabra Emilia D’Ambra, titular de la organización Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, e hizo hincapié en el reclamo a “los sectores del Poder Judicial que intentan poner trabas con recusaciones e incompetencia de jueces” para entorpecer los procesos judiciales a los represores.
Conocido también como “la Universidad” en la jerga castrense por su “avanzado” sistema de torturas, La Perla fue el centro de detención más importante fuera de Buenos Aires. Funcionó entre febrero de 1976, cuando todavía gobernaba Isabel Martínez de Perón, y septiembre de 1979. El centro de desaparición y torturas estaba a cargo del Tercer Cuerpo del Ejército, que comandaba Luciano Benjamín Menéndez, hoy condenado por delitos de lesa humanidad cometidos en Córdoba y Tucumán. El coronel César Anadón estuvo al mando directo de La Perla. Tenía cuatro edificios: dos utilizados por oficiales y suboficiales, otro como garaje y el restante destinado a alojar, torturar y exterminar a los secuestrados. Según testimonios de sobrevivientes, sobre la entrada a la sala de torturas un cartel señalaba: “Sala de terapia intensiva - No se admiten enfermos”.
Una carrera para recordar
El municipio de Morón organizó una carrera de diez kilómetros para homenajear a los desaparecidos por el terrorismo de Estado. A la manera de la ya famosa Carrera de Miguel, la administración de Martín Sabbatella convocó a la prueba atlética “Por la Memoria, la Verdad y la Justicia”. La largada fue en el polideportivo Gorki Grana, Castelar, donde funcionó la Mansión Seré, centro clandestino de la Fuerza Aérea. La carrera reunió a más de 1500 participantes. De manera simbólica participaron Sabbatella y miembros de organismos de derechos humanos.

Intimidaciones en Santa Fe

Varios querellantes en causas de violaciones de derechos humanos y también algunos legisladores provinciales fueron objeto de intimidaciones ayer en Santa Fe. En los cementerios municipales de la capital provincial y de Rincón Potreros fueron arrojados volantes con las fotografías de los diputados santafesinos provinciales de Solidaridad e Igualdad, Alicia Gutiérrez y Antonio Riestra, y la leyenda “terroristas”. Por la madrugada alguien disparó un arma de fuego frente al comercio del hijo de Daniel García, uno de los querellantes en las causas por la represión ilegal durante la última dictadura militar y también realizaron pintadas en el estudio de la abogada querellante, Lucila Puyol. Por otra parte, momentos antes de que se efectuaran los actos recordatorios de las víctimas del terrorismo de Estado se arrojaron también volantes con inscripciones de “terroristas”, “montoneros” y “por otro 24 de marzo”. “Las fuerzas represivas no están desarticuladas, hoy hacen inteligencia, no es la primera vez que en Santa Fe sacan volantes, hace más de diez años y nunca nadie se ocupó de encontrar a los responsables”, sostuvo Gutiérrez.

En Tucumán hay remeras de combate
Estos son algunos de los motivos. En la provincia de Tucumán las remeras se agotan.
23-03-2009 / Las venden por Internet, tienen muchos compradores y rememoran la represión.

Por Ramiro ReartePeriodista. Desde Tucumán.
Caminando por las calles del microcentro tucumano en una tarde de calor, este cronista se detuvo en una casa de elementos de caza y pesca. Había algo que llamaba la atención entre las cañas de pescar, los pantalones térmicos y los chalecos salvavidas. Sobre el margen izquierdo de la vidriera principal del local, (ubicado a pocas cuadras del solar en donde se declaró la Independencia), se exponían remeras con diversos diseños patriotas, la más tenebrosa de todas resaltaba por sí sola. Decía: “Operativo Independencia. El Ejército Argentino custodio de la Patria” y el dibujo mostraba a un militar clavando una estaca sobre la bandera del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), mientras arriba flameaba la enseña nacional. Clara referencia a justificar el genocidio que significó para la provincia la intervención militar del represor Antonio Domingo Bussi, que terminó el trabajo de Acdel Vilas. Fue el preámbulo de la muerte en nuestro país.Pero había más. El vendedor del negocio confesó que las remeras “salen un montón y casi no nos quedan”. Es más, tuvo que sacar una de la vidriera para mostrársela a un cliente, porque se habían agotado. No sólo aparece en el stock la remera del Operativo Independencia, sino otra que más que tenebrosa es lamentable: “Volveremos”, dice, y se ve a un militar con un arma pesada en su espalda ¿Qué quiere decir con “volveremos”? ¿Que los militares o sectores de la derecha están pensando tomar el poder? Quizás intensificaron el mecanismo de seducción y están incursionando en la moda, en el marketing. Ropa con proclamas directas sobre un momento de la historia argentina reciente que tratan de sepultar con estas acciones. Tal vez, piensan que como hay jóvenes que se ponen la remera del Che Guevara, también podrían usar otras como éstas. La empresa que fabrica estas prendas se llama (aunque usted no lo crea) Nueve milímetros y se jacta de hacer ropa rindiendo un homenaje a “los héroes de la Nación”.Los productos de esta empresa pueden adquirirse por teléfono desde Capital Federal y Tucumán. No se consignan ni nombres ni direcciones. “En este sitio encontrarán remeras con diseños nacionalistas. Es nuestro homenaje a todos los personajes que de una forma u otra ayudaron a engrandecer nuestra nación”. Ésas son las palabras de bienvenida al sitio.También se lee una declaración de principios tan retrógrada como alarmante. “Esta idea fue durante un largo tiempo solamente un anhelo, pero hoy es una realidad. Este pensamiento, plasmado en cada diseño de nuestras remeras tiene una gran carga emotiva, con un solo mensaje ‘realzar el espíritu y la conciencia nacional’ y sobre todo recordar a algunas personas que hicieron mucho por nuestra patria y que para nuestra querida Argentina son nada más y nada menos que héroes”.Los creadores del sitio confunden héroes con represores. En la sección fotos se observa al general San Martín con carapintadas y militares de los ’70. O dibujos de Montoneros junto a fotos de la compañía Ramón Rosa Jiménez, del ERP. En el sitio hay una advertencia para los que ingresen: la página no es para cualquiera. Sin dudas, hay que reunir ciertos requisitos. “Hoy le presentamos nuestra página hecha por y para argentinos que buscan manifestar en una simple remera el gran amor por la patria”.
Sin novedad en el frente. El gobierno nacional impulsa la elevación a juicio de todas las causas por violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, en la provincia donde se juró la Independencia y donde se creó una de las primeras universidades del país, el represor Antonio Domingo Bussi pudo crear su partido una vez vuelta la democracia, ganar una elección para gobernador (en 1995), una diputación nacional, la intendencia de San Miguel de Tucumán (en 2003) y tres bancas para legisladores en el Congreso ese mismo año. Ahora hay gente que lo echa de menos.Cuando este cronista y el equipo de producción del documental El azúcar y la sangre recorrían la ciudad de Santa Lucía, cerca del ingenio cerrado durante la dictadura de Onganía, se toparon con una vecina del lugar. El guionista habló con ella.–Buenas, ¿cómo anda? –Bien ¿Qué andan haciendo?–Un documental sobre la guerrilla en Tucumán y los cierres de los ingenios.–Ah, sí. Me acuerdo esa época. Acá el Ejército venía todos los días y nos ayudaron mucho. También veía a los zurdos por estos lugares.–¿Sí? Y se daba cuenta usted…–Claro. Los veo caminar y sé que son zurdos. Los escucho hablar y también lo sé.El diálogo parecía de una película de bajo presupuesto, pero no. La mujer que ofrecía sus dotes para detectar “zurdos”, para diferenciarse de los otros, de los diferentes, estaba limpiando su humilde patio de tierra y de su casilla prefabricada. Pero seguía defendiendo a los militares como si nada hubiese pasado.Días después estaba previsto entrevistar a un comisario penitenciario de la cárcel de Villa Urquiza (la más poblada del norte argentino) que en su juventud había sido cabo del Ejercito y le tocó subir a los montes de Famaillá durante el Operativo Independencia. Lo curioso del caso fue que el uniformado quería mantener un diálogo con algún ex combatiente del ERP, para conocer sus vivencias, “de un lado y del otro”, decía.Lo estremecedor del relato, (que nunca salió en el documental porque el comisario finalmente desistió de la entrevista) es que, como en otras tantas ocasiones, a los colimbas los mandaban al frente de batalla y sus jefes quedaban en los campamentos alejados de cualquier tipo de revuelta “subversiva”. “Muchas veces ingresábamos a viviendas en los montes porque había subversivos y nuestros superiores nos alejaban del lugar para que ellos puedan quedarse con las cosas que se encontraban ahí. Dinero, libros, mercadería, ropa”, dijo el carcelero.Si bien parecen dos historias aisladas, no lo son. En Tucumán, hay sectores económicos y de familias tradicionales que esperan que esta época de gobierno democráticos y con una política clara en derechos humanos (aún con errores) se acabe. No es casual, entonces, que en esta provincia se vendan remeras con inscripciones alarmantes. A más de un tucumano le pareció normal que esas consignas se vendan en pleno centro. Y que se agoten. También así se entiende por qué Bussi descansa en un country y no en una cárcel común, lejos del caserío, lejos de los cordones de pobreza que él se encargó de tapiar.Fuente: Miradas al Sur-- RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD A LOS GENOCIDAS

Fútbol y dictadura: a 33 años del Golpe
Juan de la Cruz Kairuz, un hombre acostumbrado a los fierros calientes

Federico Fernández1
El pasado jueves 19 de marzo, el técnico de fútbol Juan de la Cruz Kairuz asumió formalmente la conducción del plantel del club Atlético Talleres de Perico de la provincia de Jujuy. Talleres actualmente participa en el Torneo Argentino A y corre serios riesgos de descender de categoría. Sin embargo, y a pesar del mal momento, los hinchas acompañan, van a la cancha, gritan, cantan. “El expreso” (como lo llaman sus hinchas) tienen una larga tradición de penares y resistencia: de la liga jujeña al viejo torneo del interior y de nuevo volver a la liga. Así pasaron los años hasta que ascendió al torneo Argentino B y luego al A y entonces...
Pero, ¿quién es Juan de la Cruz Kairuz? El 19 y 20 de marzo, los diarios locales publicaron su foto con comentarios halagadores: “Asume el flamante nuevo director técnico de Talleres”. En el noticiero del mediodía de Canal 7 de Jujuy, el periodista deportivo le preguntó a Kairuz: “Esta agarrando un fierro caliente ¿verdad?”, y entonces el técnico contesta: “Si, pero estoy acostumbrado a agarrar fierros calientes”. Lo que todo hincha se pregunta siempre de un director técnico es muy simple: “¿Quien es? ¿A quien dirigió? ¿Qué gano como técnico?” Aquí van entonces algunos datos de Juan de la Cruz:
En el legajo Nº 3376 de la CONADEP figura su nombre en el relato que nos dejó Olga Arédes (esposa del desaparecido Luis Arédes Sagues), quien residía en Ledesma. El párrafo Nº 30 del texto dice:
El 13 de junio de 1977, cuando se produce un mes de la desaparición de mi esposo, después de regresar de una misa para pedir por su aparición, tocan el timbre a las 11 de la noche, atiende mi hijo Ricardo, y cuando intenta avisarme, el domicilio es invadido por un gran número de soldados uniformados del Ejercito Argentino (alrededor de treinta), al mando de un empleado de la Empresa Ledesma, Juan de la Cruz Kairuz, quien también desempeñaba la actividad de entrenador del equipo de fútbol de la Empresa Ledesma, Club Atlético Ledesma. Kairuz, iba vestido de civil e impartía órdenes a los uniformados de ese allanamiento y, nuevamente, sin ninguna orden judicial se llevaron de nuestro domicilio muchos documentos y libros. Se desata una gran campaña contra nuestra familia de amenazas, llamadas telefónicas anónimas a cualquier hora invitándonos violentamente a abandonar el pueblo, o de lo contrario nuestras vidas corrían peligro, (los comentarios textuales venían a ser del tipo: “váyanse de este pueblo hijos de puta o los vamos a liquidar”). Además nos percatamos de la vigilancia de nuestro domicilio a toda hora y sin ninguna discreción.
En abril del año 2005, el periodista Gustavo Veiga publica en Página 12 una nota con el dicente titulo: “Entrenador de día y represor de noche”. Aquí se describe básicamente la trayectoria futbolística, policial y técnica de Juan. Es un caso interesante, jugó en la primera de Atlanta, Newell’s, San Martín de Tucumán, Gimnasia de Jujuy, entre otros. Efectivamente, Kairuz dirigió técnicamente al club Ledesma durante la última dictadura e impartió órdenes para jugar con el terror. Ahora bien, dentro del curriculum de Juan encontramos algunas peripecias públicas que valen la pena mencionar aquí. Tal como lo señala nuevamente Veiga en otro artículo del mismo año: “El represor, sin película”:
Los últimos rastros de Juan de la Cruz Kairuz se pierden en Salta. En cambio, su imagen y su voz, contenidas en la película Siglo Bohemio, tienen un destino seguro: el tacho de la basura. Mónica Nizzardo, Aníbal Garisto y Javier Orradre, los realizadores del documental sobre la historia de Atlanta, ya decidieron qué harán con el reportaje al director técnico-represor. Decidieron eliminarlo cuando se enteraron a través de Página/12 de su tenebroso pasado. Un gesto de repudio al ex futbolista que jugó en el club de Villa Crespo entre los años 1966 y 1967.
“¡Qué hijo de puta!”, se dijeron los tres, después de saber que aquel marcador de punta tucumano había integrado un grupo de tareas en Ledesma, una localidad jujeña convertida en feudo de la familia Blaquier. Cuando lo entrevistaron para el filme, el 3 de junio del año pasado, no tenían idea de que Kairuz había encabezado operativos ilegales durante la dictadura. Por eso, la película se estrenó en el cine Cosmos incluyendo su reportaje, que será borrado en una versión definitiva que los autores aspiran a colocar en el mercado asiático.”
Es justamente en Salta donde Kairuz recibió el último comentario periodístico. En La Gaceta.com, con fecha 27 de febrero del año 2007, se publica el artículo: “Fue represor y trabaja como DT en Salta”, acto seguido se reproduce gran parte de la información expuesta hasta aquí. De hecho, yo mismo lo vi pisando la cancha de Talleres de Perico, luego se sentó en el banco de suplentes del equipo salteño. Algunos repudiamos su presencia desde la tribuna. Era él, era Juan de la Cruz.
Un último dato, en el club Gimnasia y Tiro de Salta, Juan de la Cruz tuvo algunos problemillas, resulta que un socio del club aludió que Kairuz “colaboró con la última dictadura” y entonces comenzaron los desencuentros (duro sólo 24 horas como técnico).
Muy bien, ya estamos en condiciones de responder al menos dos de las preguntas clásicas del hincha para con el técnico nuevo, sabemos quién es y qué equipos dirigió Juan de la Cruz Kairuz. ¿Qué hacemos? Quedan al menos dos caminos. Uno es el rechazo, la denuncia pública para no hacernos cargo como periqueños de la vergüenza de tener en nuestro club alguien que ha sido denunciado como represor, otro podría ser una exclamación del tipo: “¡ Y a mí que carajo me importa, si nos salva del descenso bienvenido sea Kairuz!”. En ambas alternativas, más en la segunda que en la primera, ¡cuidado!, no nos olvidemos que, como lo dijo el mismo Kairuz, él es un hombre acostumbrado a agarrar fierros calientes.-- RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD A LOS GENOCIDAS

Queridos compañeros:

Luego de casi 8 años de tràmites que nuestra COMISION DE DD.HH. DE URUGUAYOS EN ARGENTINA iniciara ante el Gobierno de la Ciudad, para su expropiaciòn, finalmente en el dìa de hoy se realizò la entrega de ORLETTI, al INSTITUTO ESPACIO POR LA MEMORIA.

Al fin se vio el fruto de tantos años, ahora comienza una nueva etapa, la de construir la Memoria que queremos, para que nuestros compañeros sigan vivos en cada uno de nosotros, porque como decìa nuestro compatriota Carlos Marìa Gutièrrez: "El que muriò peleando vive en cada compañero..."

La Memoria con justicia que aùn esta pendiente, esa que es necesaria para todos los compañeros y que debe ir por todos los genocidas.

Porque como decìa Julius Fucik,:
"No olvideis ni a los buenos ni a los malvados. Reunid con paciencia los testimonios sobre aquellos que cayeron, por ellos y por nosotros"
y tambièn porque: "Quisiera que todos supiesen que no hay hèroes anònimos. Eran seres con nombre, con rostro, con deseos y esperanzas, y el dolor del ùltimo de los ùltimos, no ha sido menor que el del primero, cuyo nombre perdurarà"

Esta tarea es la que tenemos por delante, que no comienza hoy, se ha comenzado a construir en nuestro pueblo desde cada rincòn, desde cada marcha, desde cada reclamo contra la impunidad de ayer y la de hoy, en la senda que nos trazaran nuestros compañeros, pensando en ellos y en el futuro de los hijos de nuestro pueblo.

Hoy 23 de Marzo ha sido un dìa importante para este lugar ORLETTI , que se recupera para esta construcciòn de Memoria, por la recuperaciòn històrica de la Verdad y por la Justicia que aùn falta.

30.000. COMPAÑEROS DESAPARECIDOS
PRESENTE!!!!!!!!!
AH0RA Y SIEMPRE!!!!!!
COMISION DE DD.HH. URUGUAYOS EN ARGENTINA
Marta Suàrez Ana Marìa Parnàs Angel Graña Mirta Rocha
CUMPAS, SE QUE EN TODO ESTE BARULLO DEL 24 es una noticia que puede pasar desapercibida, pero hace 8 años comenzamos estos tràmites que por fin llegaron a destino.

Hoy a la mañana fui a la Inspecciòn Ocular, (que pensàbamos que era solamente eso y que capaz nos tenìamos que volver si el inmueble estaba ocupado), pero no, e aqui que estaba para entregarse, fue el dueño y su hijo con un abogado, el Juez Gallardo (personalmente), la gente del Gobierno de la Ciudad y por el IEM Ana Careaga y Cecilia....la abogada y allì se hizo inspecciòn y entrega.
Quedò una guardia de la comisarìa por orden del Juez por 72 hs. y luego de esto una clàusula que dice que el Gob. de la Ciudad debe hacerse cargo de colocar una Guardia Privada (esto no se sabe cuando.).

Bueno, el 1º de Abril iremos con la Arquitecta, posiblemente sobrevivientes y los del IEM (Organismos de DD.HH) a un reconocimiento màs formal.

Cerca del 20 de Mayo haremos un acto grande afuera con la gente que venga de Montevideo, Viglietti, etc.

Eso es todo. Para nosotros el final de un largo proceso y el principio de un problema que trataremos de resolver lo mejor posible.

ANA
-- RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD A LOS GENOCIDAS
Santa Fe
AQUELLA MANO DE OBRA SIGUE OCUPADA
Santa Fe: tres atentados reivindicaron la dictadura
A 33 años del golpe, lanzaron panfletos en dos cementerios, hicieron pintadas e intentaron intimidar a un querellante en la causa Brusa.
Horas previas a la conmemoración del 33º aniversario del último golpe de Estado, arrojaron panfletos en los cementerios donde se realizaron actos conmemorativos del 24 de marzo, hicieron pintadas en el estudio jurídico de una militante de HIJOS y balearon el negocio del hijo de un querellante en la causa Brusa.Primero fueron unos cuantos volantes hallados en el cementerio local y en el de la vecina localidad de San José del Rincón. Los panfletos tenían imágenes de los diputados provinciales Antonio Riestra y Alicia Gutiérrez, y los tildaba de “montoneros” y “terroristas”.El segundo hecho fue un balazo contra el frente del comercio que posee el hijo de un querellante en la causa Brusa, una de las investigaciones de crímenes de lesa humanidad abiertas en Santa Fe. El tercer suceso consistió en pintadas con la leyenda “Soy ERP” y “Muerte al ERP” en el estudio de la abogada Lucila Puyol, militante de la agrupación HIJOS. Los volantes anónimos aparecieron tanto en los cementerios donde se realizaron actos conmemorativos como en la pinturería de Emiliano García. Su padre –Daniel, querellante en la causa que tiene como principal imputado al ex juez federal Víctor Brusa- contó a una radio local que su hijo pasó por el negocio a pesar de que este martes lo mantendría cerrado por el feriado. Y así se percató de que la vidriera había sido perforada por un balazo y que alguien había arrojado adentro del local unos volantes con la imagen del diputado del ARI. “Cárcel al diputado Antonio Riestra. Terrorista montonero”, decían algunos volantes. En otros se leía “Por otro 24 de marzo”.Esos mismos libelos aparecieron diseminados en los cementerios de Santa Fe y de Rincón, y tenían a la diputada Gutiérrez, del partido SI (integrante del Frente Progresista), como otra de sus destinatarias.“No es casualidad que ocurran estos hechos cuando el 7 de mayo está previsto que comience uno de los juicios contra el aparato represor. Lo indignante es que haya quienes reivindican el 24 de marzo y vinculan este clamor de seguridad como un defecto de la democracia. Mientras tanto, nos preocupa la dilación de todas las causas que deberían haber empezado hace dos años. Y responsabilizo por ello al Poder Judicial”, dijo a Crítica de Santa Fe la diputada Gutiérrez, mientras participaba esta tarde en la marcha que se realizó en Rosario para recordar lo ocurrido en el país hace 33 años.Gutiérrez es una de las querellantes en la causa “Pascual Guerrieri – Quinta de Funes”, cuya elevación a juicio oral está siendo postergada por sucesivos planteos de la defensa de los procesados.“Lo más llamativo es que la foto que pusieron en los volantes es la que tengo en el archivo de la Legislatura”, observó Riestra en el acto realizado en el cementerio santafesino. En esa ceremonia se recordó a doce militantes asesinados durante la dictadura y que, tras haber sido identificados, se encuentran sepultados allí.Riestra se topó con una escena similar en el acto previsto en el cementerio de Rincón. “El tema de que me involucren ya lo tengo incorporado, la amenaza es constante, pero la gravedad reviste en que emprendan contra un testigo, un querellante, esto es grave”, señaló.En esas mismas horas de la mañana, se descubría que el estudio de la abogada Lucila Puyol había sido blanco durante la noche de pintadas con aerosol alusivas a la militancia de la mujer en HIJOS."Estabamos en el acto de Rincón por el 24 de marzo y me avisó la hermana de mi socia que habían pintado el frente del estudio. Dicen que lo vieron hoy a media mañana, o sea que debe haber sido anoche que pintaron porque nadie escuchó ni vio nada", dijo.Tanto Riestra como Puyol recordaron que en la capital provincial ocurren este tipo de hechos en vísperas de cada 24 de marzo, y observaron que en esta ocasión, los ataques se enfocaron sobre militantes o personas que tienen directo interés en el avance de las causas abiertas sobre la represión ilegal.Puyol fue directa: "Creo que esto tiene que ver con la inminencia en los juicios. Soy abogada, soy miembro de HIJOS y tengo a mi papá desparecido. Estamos trabajando en las causas y en su momento nos relacionamos con la causa Brusa y también en las que vienen" remarcó Lucila."El 7 de mayo empiezan más juicios y creo que estos ataques tienen que ver con eso", señaló la abogada.
Fuente:
www.criticadigital.com.ar
-- RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD A LOS GENOCIDAS

Extradición. Lo reclaman jueces de Uruguay y Argentina
La Justicia brasileña define destino de represor Cordero
La votación será este jueves en el STF.
Roger Rodríguez Editor -
rogerrodriguez@adinet.com.uy
Cordero. Tras unas "vacaciones" de Manuel Cordero. En tránsito
Cinco ministros del Supremo Tribunal Federal ya se pronunciaron por la extradición. Dos negaron la requisitoria. El jueves 26 de marzo se pronunciarán los tres jueces que faltan. Si hay empate, definirá el presidente del STF. Cordero es reclamado en Argentina por el Plan Cóndor y en Uruguay por el segundo vuelo de Orletti. El Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) volverá a tratar el próximo jueves 26 de marzo el caso de extradición del torturador uruguayo Manuel Cordero, quien había sido beneficiado por una prisión domiciliaria durante el verano y ahora deberá enfrentar una instancia posiblemente definitiva en cuanto a su futuro judicial. Cinco de los diez ministros del STF ya se pronunciaron a favor de la extradición del coronel uruguayo a Argentina donde es requerido para que responda sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Plan Cóndor de la coordinación represiva de las dictaduras militares de los años setenta. Los ministros Ricardo Lewandowski, César Peluso, Carmen Lúcia, Joaquim Barbosa y Carlos Ayres Britto, dieron su voto a favor de la extradición; en tanto que dos jueces, Marco Aurelio de Melo y Carlos Menezes Direito, se pronunciaron en contra. Resta conocer la decisión de Eros Grau, Celso de Mello y Ellen Gracie. En caso de un eventual empate, la resolución final será adoptada por el presidente del máximo órgano judicial brasileño, ministro Gimar Mendes, quien en los últimos meses ha recibido millares de cartas y pronunciamientos de personalidades y organizaciones de derechos humanos para que se conceda la extradición del militar uruguayo. Cordero fue detenido en Santana do Livramento a principios de 2007 tras fugar de Uruguay en 2004 para evitar un juicio por desacato iniciado por un juez uruguayo que le indagaba por apología de la tortura. El militar fue descubierto por el activista de derechos humanos Jair Krischke, quien impulsó su extradición. El coronel Cordero está implicado en Argentina en los casos de secuestro, tortura y desaparición de niños y adultos en el centro de torturas clandestino "Automotores Orletti" de Buenos Aires, donde se centraba la coordinación represiva de las dictaduras. El juez federal Guillermo Montenegro inició el trámite de Extradición Nº 974. A la vez, el torturador uruguayo es requerido en el trámite de Extradición Nº 1.079 por el juez penal uruguayo Luis Charles, quien lo indaga por la desaparición del militante Adalberto Soba y otros veinte uruguayos que fueron secuestrados en Argentina en 1976 y trasladados a Uruguay en el llamado "segundo vuelo" de Orletti.
Documentos recientemente desclasificados también comprometen a Cordero en el homicidio por torturas del uruguayo Iván Morales Generali en noviembre de 1974 en el Regimiento de Caballería Nº 6 donde entonces funcionaba el (OCOA), dependiente de la División 1 del Ejército.
EXTRADICION

El presidente del Instituto Presidente Joao Goualrt, Joao Vicente Goulart, hijo del derrocado mandatario brasileño, envió una carta al titular del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Gilmar Mendes, en la que reclama que el máximo órgano judicial de su país conceda la extradición del coronel uruguayo Manuel Cordero. Joao Vicente Goulart sostiene que si no se concede la extradición se "avergonzará la legitimidad de nuestra patria al no castigar a aquellos que obran cobardemente desde los poros de las dictaduras atentando hasta contra los niños, como es el caso de esta persona", dice en referencia a Cordero. "No existe el derecho, si no practicamos la justicia, y ella sólo es alcanzada cuando podemos mirar para atrás con la sensación de que estamos caminando", dice el hijo de Goulart, quien concluye expresando su confianza en que el STF "sabrá encontrar el camino correcto para honrar a las nuevas generaciones que no conocieron el triste destino de quienes en la época intentaban luchar por la libertad y justicia para todos los que hoy conquistamos el derecho de vivir en una patria libre, democrática y con leyes que no admiten ese tipo de crímenes."
Fuente:
www.larepublica.com.ar
-- RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD PARA LOS GENOCIDAS

las madres marcharon a plaza de mayo a 33 años del golpe
“Nunca pedimos la pena de muerte”
Rechazaron el reclamo de mano dura de los famosos contra la inseguridad. Partidos de izquierda criticaron al Gobierno.--

Martina Noailles
25.03.2009

33 años. Taty Almeyda, Nora Cortiñas y Pérez Esquivel. Siguen pidiendo justicia y dicen NO a la pena de muerte.
Miles de hombres y mujeres hicieron oír ayer su grito en reclamo de justicia sobre los crímenes de la dictadura en dos marchas en las que se recordaron los 33 años del golpe de Estado. La primera movilización surcó Avenida de Mayo detrás de las madres de pañuelo blanco y una larguísima tela azul con las imágenes de los desaparecidos. Al finalizar ese acto, con eje en la aceleración de los juicios, las organizaciones y partidos de izquierda que conforman Encuentro Memoria, Verdad y Justicia llegaron a la Plaza de Mayo y leyeron sobre el escenario un documento contra el gobierno nacional.Las críticas a la lentitud de la Justicia en las causas de delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura cívico militar fue la consigna principal de la marcha que convocaron Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares, H.I.J.O.S. y Madres Línea Fundadora. El puñado de mujeres que cada vez más arrugadas piden por sus hijos partió abrazado por miles de personas a las 15.30 desde Piedras y Avenida de Mayo. Detrás de ellas marcharon otros organismos como la APDH y el CELS, la CTA y decenas de partidos y movimientos allegados al kirchnerismo.Cuando el sol aún calentaba el aire de feriado, algunas madres subieron al escenario y, a diferencia de las últimas marchas, leyeron un texto. “Hasta hoy sólo hubo 44 condenas contra los autores de un plan sistemático de exterminio”, dijeron, y apuntaron a “jueces y fiscales cómplices de la dictadura”. A siete cuadras, la cabecera de la otra movilización esperaba para caminar el último tramo de la avenida. La columna de varias cuadras había partido desde el Congreso bajo la consigna “Basta de represión e impunidad”. El discurso crítico hacia la gestión K unió a estudiantes, trabajadores de fábricas recuperadas, militantes de partidos de izquierda y organismos de derechos humanos. Este año, el documento que acordaron difundir buscó “desenmascarar el mentiroso discurso de derechos humanos” de la Casa Rosada.Con números, recordaron: “Los 4 mil compañeros procesados por protestar”, “las 59 muertes en cárceles e institutos”, “los dos años y medio de la desaparición de Julio López” y “el tarifazo, las suspensiones y los despidos”. El discurso a favor de la pena de muerte, que tomó impulso durante las últimas semanas de la mano de un grupo de estrellas de la televisión, tuvo respuesta en una y otra marcha. “En 33 años nunca pedimos justicia por mano propia ni la hicimos, ni nunca quisimos ni apoyamos la pena de muerte. Sólo queremos que vayan a la cárcel común por los crímenes que cometieron”, dejó en claro Nora Cortiñas, debajo del mismo pañuelo que lleva desde hace tres décadas.Etchecolatz para siempre adentroLa Corte Suprema confirmó la sentencia a reclusión perpetua por genocidio para el represor y ex director de Investigaciones de la Policía Bonaerense, Miguel Etchecolatz.El tribunal ratificó además que quienes cometen delitos de lesa humanidad deben cumplir la pena en cárcel común, independientemente de la edad del represor.El fallo judicial fue confirmado a la agencia Télam por el juez Carlos Rozanski, quien presidió el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata que juzgó a Etchecolatz.


@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

EL PAISABRIERON EN LA PERLA UN ESPACIO DE PROMOCION DE LOS DERECHOS HUMANOS
De campo de exterminio a sitio para la memoria


El acto en La Perla, que a partir de abril abrirá sus puertas al público dos veces por semana
La Perla, el mayor centro clandestino de detención (CCD) que funcionó en el interior del país durante la dictadura, fue habilitado ayer en Córdoba como Espacio para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos. Frente a una multitud que se reunió para conmemorar el 33º aniversario del golpe de Estado, se reclamó “que todos los genocidas sean enjuiciados”, así como una mayor celeridad de los juicios en curso. El público podrá visitar La Perla a partir de abril dos veces por semana, aunque la sala de torturas estará vedada hasta que finalicen las pericias judiciales que aún se realizan allí.
“Por más genocidio que haya, la vida siempre supera a la muerte”, aseguró Emiliano Fessia, coordinador de la Comisión Provincial de la Memoria, que abrió el acto con su discurso. También miembro de HIJOS, que agrupa a los hijos de desaparecidos durante la dictadura, Fessia destacó la habilitación al público del predio donde funcionó el campo de exterminio por el que pasaron cerca de 2500 personas, de los que la mayoría continúa desaparecida, porque así se le daba “vida a un lugar en donde antes entraban los camiones de la muerte”. Entre las autoridades presentes en el acto estuvieron el vicegobernador, Héctor “Pichi” Campana; la coordinadora general del Archivo Nacional de la Memoria, Judith Said, y la fiscal federal de Córdoba, Graciela Filoñouk, una activa promotora de las causas contra los delitos de lesa humanidad.
Ornamentado el Patio de Armas con las fotos de los desaparecidos, el acto contó con la presencia de los sobrevivientes y organismos de derechos humanos, además de legisladores y gran cantidad de público. El secretario de Derechos Humanos de la provincia, Raúl Sánchez, resaltó la “obligación y la responsabilidad del Estado nacional y provincial por proteger y promover la memoria” y destacó la decisión del ex presidente Néstor Kirchner de transferir el predio militar para utilizarlo como sitio de la memoria. También tomó la palabra Emilia D’Ambra, titular de la organización Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, e hizo hincapié en el reclamo a “los sectores del Poder Judicial que intentan poner trabas con recusaciones e incompetencia de jueces” para entorpecer los procesos judiciales a los represores.
Conocido también como “la Universidad” en la jerga castrense por su “avanzado” sistema de torturas, La Perla fue el centro de detención más importante fuera de Buenos Aires. Funcionó entre febrero de 1976, cuando todavía gobernaba Isabel Martínez de Perón, y septiembre de 1979. El centro de desaparición y torturas estaba a cargo del Tercer Cuerpo del Ejército, que comandaba Luciano Benjamín Menéndez, hoy condenado por delitos de lesa humanidad cometidos en Córdoba y Tucumán. El coronel César Anadón estuvo al mando directo de La Perla. Tenía cuatro edificios: dos utilizados por oficiales y suboficiales, otro como garaje y el restante destinado a alojar, torturar y exterminar a los secuestrados. Según testimonios de sobrevivientes, sobre la entrada a la sala de torturas un cartel señalaba: “Sala de terapia intensiva - No se admiten enfermos”.
Fuente: Pagina 12

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@


RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD PARA LOS GEnocidas

INFORME DEL CELS, CAJ Y LA LIGA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE SOBRE JUICIOS A REPRESORES
“El mayor problema es la falta de celeridad”Por Adriana Meyer
El aniversario del golpe de Estado del ’76 encontrará a un grupo de organismos de derechos humanos en la Organización de Estados Americanos (OEA). Allí, las agrupaciones argentinas que integran la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) presentarán, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un informe sobre los “avances y obstáculos en los procesos contra los responsables de crímenes contra la humanidad durante la dictadura”, en presencia del representante del gobierno argentino, que podrá contestar las inquietudes planteadas.
La delegación estará compuesta por miembros del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), el Comité de Acción Jurídica (CAJ) y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH). El informe es resultado de un año de investigación que incluyó una misión realizada del 24 al 29 de marzo de 2008 y el acento fue puesto en los motivos de la dilación y de las dificultades en el juzgamiento de las personas responsables de crímenes contra la humanidad cometidos durante la dictadura. El objetivo fue formular recomendaciones para contribuir a un mayor avance de los juicios, en busca del derecho a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas, junto con “una garantía de no repetición de estos crímenes en Argentina”.
A veinticinco años de la caída del régimen militar y a cuatro de la decisión de la Corte Suprema que declaró inconstitucional las leyes de punto final y obediencia debida, el CELS, el CAJ y la LADH estiman que de un total de 922 presuntos represores responsables (judicializados) sólo 38 han sido condenados. De ellos, aproximadamente 350 están procesados, pero no han sido condenados todavía, y unos 77 estarían excarcelados. En este contexto diferenciaron la situación en la región de la Capital, donde el proceso de justicia se enfocó en los militares y policías de alta jerarquía y, por tanto, de mayor responsabilidad criminal en los hechos, mientras que en las causas del interior del país habría mayor cantidad de implicados subalternos que han podido ser identificados y procesados. De este modo, el informe presenta los avances judiciales de estos últimos años, pero también muestra que “no han logrado adquirir la eficacia necesaria”. El temor consiste en que “los procesos actuales se alarguen indebidamente y lleven a la ausencia de justicia”.
Los miembros de la FIDH observaron varias deficiencias que afectan al normal desarrollo de los procedimientos judiciales:
- “El mayor problema es la falta de celeridad, que se debe –entre otras cosas– a carencias en la organización de las causas que deberían ser racionalizadas y unificadas, a falta de recursos del sistema judicial y a dilaciones excesivas debidas a la interposición de numerosos recursos, muchos de ellos con finalidad dilatoria.”
- “Los aparatos policiales y militares obstaculizan el avance de las causas, al no cumplir con la obligación de dar accesibilidad a los archivos y al no colaborar en las investigaciones, además del impedimento de personas de determinados estamentos políticos argentinos o incluso de algunos operadores judiciales que por su proximidad con los imputados o los postulados de la dictadura dificultan el avance de los juicios.”
- “En este contexto, no se ha brindado la suficiente protección a las víctimas y a los testigos que han sido objeto de ataques, siendo el caso más grave la desaparición de Julio López en 2006.”
- “Se identificaron fallas en la aplicación del principio de publicidad de los juicios.”
Gastón Chillier (CELS), Juan Carlos Capurro (CAJ) y Graciela Rosenblum (LADH) le dirán al representante del Gobierno que es “urgente que las autoridades argentinas remedien estas carencias” antes de que “los responsables de la dictadura desaparezcan o lleguen a ser inhabilitados por su edad avanzada”. Y enfatizarán en que “estas disfunciones requieren una urgente solución, que debe ser acordada desde el consenso con instituciones oficiales y la sociedad civil”.
La audiencia en la CIDH será retransmitida en:
www.cidh.org/audiencias/seleccionar.aspx
Fuente: Pagina12, martes 24 de marzo 2009--
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@


EL PAISJUICIO POR LA APROPIACION DE UN HIJO DE DESAPARECIDOS
El represor que no abre la boca


Por Diego Martínez
Hace tres semanas prometió que iba a declarar sobre la apropiación por la que se lo juzga recién después de escuchar a la víctima y cargó toda la presión sobre el joven que crió como propio. Cuando concluyeron las testimoniales, pidió una audiencia especial que se programó para el viernes, pero faltó a la cita, que se postergó tres días. Ayer, cuando la familia de la desaparecida Liliana Fontana se disponía a escuchar cómo había llegado a sus manos el bebé que buscaron desde entonces y ya tiene 31 años, el gendarme Víctor Enrique Rei volvió a defraudar: no abrió la boca. El viernes alegarán los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo y el fiscal Martín Niklison.
En julio de 2006, el Banco Nacional de Datos Genéticos del Hospital Durand confirmó que el ADN de Alejandro Adrián, como lo llamaron los apropiadores, es compatible en un 99,9999996 por ciento con el de Pedro Sandoval y Liliana Fontana, secuestrados en 1977 y vistos en cautiverio en el centro clandestino El Atlético. Dos años antes, la jueza María Servini de Cubría había procesado a Rei por robar y ocultar a un menor, suprimir su identidad y falsificar documentos públicos. Rei aseguró que era su hijo biológico y que había nacido en el Hospital Militar, pero no convenció: la partida ubica el parto en calle Báez 840, que nunca existió, y lleva la firma de Julio Cáceres Monié, un cardiólogo que firmó actas falsas de varios hijos de desaparecidos robados.
En la primera audiencia, Rei admitió el delito a su manera. “Ni siquiera en la Rusia de Stalin se juzgó a alguien treinta años después por adoptar y criar un huérfano”, dijo. Cuando el abogado de Abuelas, Luciano Hazán, le preguntó “¿cómo sabe que era huérfano?”, el oficial de inteligencia se desdijo y prefirió no seguir respondiendo.
Parte del rompecabezas de la historia se reconstruyó en el juicio. “Cambacito, vas a ser tío”, le confió Liliana a su hermano Edgardo, días antes del secuestro. “Se va a llamar Pedro o Evita”, le anticipó. Ya en cautiverio, contó Miguel D’Agostino, Pedro y Liliana pasaron a ser K33 y K34. “Ella no paraba de llorar mientras lo torturaban a él”, dijo. “Antes de ser liberada pude sentir su panza, tendría unos siete meses de embarazo”, recordó Delia Barrera. Horacio Schiavo, ex jefe de maternidad del Hospital Militar, dijo no creer que Cáceres Monié hubiera atendido un parto y aclaró que “cualquiera puede hacer un certificado” de nacimiento. Una vecina de los Rei en Hurlingham recordó que cuando vio por primera vez al bebé en manos de Beatriz Arteach, la apropiadora le confesó: “Lo adopté”.
Marcelo Chavanne, que estuvo secuestrado en Campo de Mayo, recordó que, entre los interrogadores, Rei era “el malo de la película” y que Cáceres Monié ingresaba a los calabozos. “Víctor me dijo que soy hijo de desaparecidos y que me entregó el director de la cárcel de encausados de Campo de Mayo” (comandante Darío Alberto Correa, de Gendarmería), le confió Alejandro a su tía Silvia. Fernando Sandoval, quien en 1977 alcanzó a acariciarle la panza a su tía, contó que en 2006, cuando conoció a su medio hermano por parte de padre, Alejandro le confesó que estaba “completamente convencido” de que era hijo de Pedro y Liliana.
El interrogante es cómo llegó a manos del apropiador y el problema es que sobran conductos: por su desempeño en el Primer Cuerpo y Campo de Mayo, por el de su hermano, Bernardino Rei, en el Batallón 601 y por el del padre de la apropiadora, comisario mayor retirado Oscar Hugo Arteach, en la Policía Federal. Rei tendrá la última oportunidad de hablar en público el lunes 13 de abril. Luego escuchará la sentencia.
Fuente: Pagina 12, martes 24 de marzo 2009
RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD PARA LOS GENOCIDAS

24 DE MARZO 2009 – DIA DE LA MEMORIA POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA
24 DE MARZO 2009 – DIA DE LA MEMORIA POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA
Hace 33 años, la dictadura cívico-militar asaltaba las instituciones del estado argentino e instalaba en el país macabros mecanismos de represión para sumirnos en una situación de dominación económica dentro del feroz neoliberalismo. Para lograr ese cometido tuvo que secuestrar, torturar, y hacer desaparecer a 30.000 compañeros y compañeras que de una u otra manera buscaban un mundo libre de las miserias del capitalismo.
Este año es de suma importancia para la lucha por la verdad, la memoria y la justicia. Hoy tenemos la oportunidad histórica de condenar a estos criminales, a pesar de que muchos sectores del poder político de turno, también grandes medios de comunicación y las clases explotadoras y golpistas, siguen pidiendo y amparando la impunidad de sus crímenes. A un año más de aquel 24 de marzo de 1976, reafirmamos nuestra lucha, nuestra resistencia, nuestro trabajo diario que permita la condena y la cárcel común y efectiva para todos los responsables civiles y militares que, desde el Estado, instalaron el terror en la población.
Hoy sucede que muchos de esos asesinos siguen aún impunes caminando entre nosotros. Como también sucede que muchas de las prácticas represivas de la dictadura así como su ideología siguen instaladas en los tres poderes del Estado y en algunos sectores de la sociedad civil. Por ello, nuestra lucha es contra todos los gobiernos que continúen reprimiendo las luchas de trabajadores ocupados y desocupados, campesinos y campesinas, estudiantes, y cualquier sector explotado.
Las políticas públicas respetuosas de los derechos humanos requieren de acciones de gobierno orientadas a garantizar el acceso a la salud y la educación pública, gratuita y universal. La falta de unidades sanitarias y escuelas adecuadamente equipadas en lugares rurales, los edificios viejos cayéndose a pedazos y abarrotados de enfermos y estudiantes y los nuevos sin recursos económicos suficientes, trabajadores de la salud y la educación con sueldos miserables, el vaciamiento de contenidos, son sólo algunos aspectos que

reflejan las consecuencias del “Proceso de Reorganización Nacional” que se impuso en 1976. La política de los gobiernos democráticos ha sido, insuficiente para frenar el proceso de concentración de riqueza y su inherente corrupción en el sistema de gobierno, con consecuencias violatorias de los derechos humanos; en otros casos, los gobiernos democráticos han sido los ejecutores de políticas devastadoras para nuestro pueblo que, aumentaron, rápidamente, la pobreza y la exclusión de amplios sectores de la población.
La derogación de las leyes de impunidad, y la reactivación de las causas contra militares, es producto del trabajo constante de los organismos de DDHH acompañados por algunos sectores de la sociedad, lucha que el estado no ha sabido acompañar como la magnitud de los crímenes cometidos ameritan; su rol dentro del reclamo de verdad y justicia fue y es insuficiente. El desmantelamiento del aparato represivo enquistado en organismos gubernamentales es indispensable para proteger a los testigos. Claro testimonio de esto es la desaparición del compañero Jorge Julio López, testigo clave en el juicio a Etchecolatz.
La magnitud de estos hechos requiere de los tres poderes del Estado en conjunto, voluntad y férrea decisión para alcanzar la justicia a través de un conjunto de acciones concretas; garantizando la infraestructura, el presupuesto necesario y la legitimidad de procesos e instancias para estos juicios, con la participación de magistrados, funcionarios y recursos humanos éticamente incuestionables, con probada solvencia en la materia y compromiso con la defensa de los derechos humanos.
En nuestra provincia, funcionarios gubernamentales, miembros del poder judicial e incluso comisarías enteras, están a disposición de los terratenientes, burocracias y patronales, para expulsar a campesinos y campesinas de tierras que ocuparon ancestralmente, y para reprimir las luchas y protestas sectoriales contra la apropiación de la tierra y contra el trabajo esclavo.


Las torturas, las privaciones de la libertad y allanamientos ilegales siguen siendo prácticas comunes de la policía. Exigimos al gobierno que replantee la función de esta fuerza, que a su vez establezca una política de seguridad respetuosa de los derechos humanos, y se adecue a los estándares internacionales sobre la materia. No queremos más “mano dura”, como reclaman algunos sectores movidos claramente por ideologías que apoyaron el ultimo genocidio en nuestro país.
Para tener un sistema judicial creíble y unas fuerzas de seguridad confiables, necesitamos inexorablemente el fin de la impunidad. Mientras que jóvenes excluidos por un modelo injusto son condenados a 8 años de prisión por robar 15 pesos y aquellos que llevaron adelante el exterminio de toda una generación siguen impunes, se hace realidad aquello de que la justicia la escriben los ricos y poderosos para que la cumplan los pobres.
El contexto global de nuestro presente no puede pasar desapercibido en este documento. Nos encontramos ante la inminencia de una nueva bancarrota capitalista. La historia nos demuestra que siempre las crisis del capitalismo la pagamos los pobres. Por eso hoy, como siempre, reafirmamos nuestro compromiso de lucha contra la pobreza, la exclusión social y la explotación del hombre por el hombre, por un país que distribuya equitativamente la riqueza; por una Latinoamérica libre del imperialismo; por un mundo sin explotadores ni explotados.
En este 24 de marzo, decimos: es este un año muy importante en la lucha contra la impunidad en Santiago del Estero. Convocamos al pueblo de Santiago del Estero, a la sociedad santiagueña en su totalidad. Este año tenemos la oportunidad de condenar a algunos de los criminales que torturaron, mataron y desaparecieron a cientos de hermanos y hermanas santiagueños y santiagueñas, de mostrar al mundo su plan genocida, de decir NUNCA MAS TERRORISMO DE ESTADO!.

Por todo esto, DECIMOS:
· No a la impunidad de ayer y hoy.
· Juicio y castigo a los responsables civiles y militares de la dictadura. Cárcel común, perpetua y efectiva para ellos.
· Desmantelamiento del aparato represivo, aun vigente.
· No a la criminalización de la protesta social.
· Protección a los testigos.
· Agilización de las causas por delitos de lesa humanidad. No queremos a jueces y funcionarios que actuaron o comulgan con la dictadura genocida.
· Restitución de la identidad a los jóvenes apropiados.
· Que se abran los archivos de la dictadura.
· Derogación de las leyes sancionadas durante la última dictadura
· Distribución equitativa de la riqueza.
· Prohibición de despidos.
· Aparición con vida de Jorge Julio López
.

APDH - ASAMBLEA PERMANENTE DE LOS DERECHOS HUMANOS

ASOCIACIÓN POR LA MEMORIA, LA VERDAD Y LA JUSTICIA DE FAMILIARES DE DESAPARECIDOS Y EX PRESOS POLITICOS

MO.CA.SE. VIA CAMPESINA

PRADE - PRACTICA ALTERNATIVA DEL DERECHO

COLECTIVO “PIEDRA PARA LA HONDA”

RED POR LA IDENTIDAD DE ABUELAS DE PLAZA DE MAYO

@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@

·
·
ENÉRGICO REPUDIO AL GENOCIDIO DEL `76
Aseguran que los genocidas no van a la cárcel porque aún hay jueces cómplices de la dictadura

En un reclamo unánime, los manifestantes exigieron ayer una vez más juicio y castigo a los militares que actuaron en la represión del último golpe militar.
Los reclamos más importantes
Exigieron que el Congreso de la Nación tipifique los delitos de genocidio y de desaparición forzada de personas.
Pidieron la destitución de jueces, funcionarios y policías que participaron de la dictadura.
Repudiaron que el gobernador José Alperovich continúe amparando a defensores de la dictadura como Francisco Sassi Colombres y Pablo Baillo. Además exigieron que el titular del PE reglamente la ley provincial de Protección de Testigos.
Repudiaron la campaña de amenazas e intimidación contra abogados, testigos, sobrevivientes, jueces, referentes políticos y sociales.
Exigieron la derogación de la Ley antiterrorista.
Rechazaron los tarifazos, despidos, suspensiones y pidieron que la crisis no la sigan pagando los trabajadores y el pueblo.
La nota en imágenes“Los represores no están hoy en las cárceles comunes porque hay mucha complicidad; todavía hay en todo el país alrededor de 400 jueces nombrados por la dictadura; esos señores se tienen que ir”, lanzó ayer la titular de Madres de Plaza de Mayo filial Tucumán, Sara Mrad, en medio de la marcha en repudio al sangriento golpe militar de 1976. Con la masiva participación de partidos y agrupaciones de izquierda, en el acto central que se realizó en Plaza Independencia se concentraron unas 2.500 personas. Esperan que en los próximos juicios por centros clandestinos de detención se conozca la verdad de lo que fue el genocidio del 76.
Desde la agrupación de Madres de Plaza de Mayo filial Tucumán se escucharon ayer las críticas más fuertes contra los privilegios que aún siguen gozando los genocidas que no son enviados a las celdas de las cárceles comunes, uno de los reclamos más enérgicos de los defensores de los derechos humanos. “Los represores no están hoy en las cárceles porque hay mucha complicidad; todavía hay en todo el país alrededor de 400 jueces nombrados por la dictadura; esos señores se tienen que ir”, lanzó en declaraciones a primerafuente Sara Mrad, titular de la asociación a nivel provincial en medio de la marcha que realizaron ayer los organismos de derechos humanos en repudio al sangriento golpe militar del 24 de marzo de 1976. “Vamos a insistir con la cárcel común para estos genocidas porque tienen que estar donde deben estar”, puntualizó.
En Tucumán, el malestar quedó latente luego de que los represores Antonio Domingo Bussi y Luciano Benjamín Menéndez fueran condenados a prisión perpetua en agosto del año pasado pero sin que sean enviados a una celda de un penitenciario. Por el contrario, Bussi aún goza del arresto domiciliario en un country de Yerba Buena.
En el marco de la movilización, que concentró a unas 2.500 personas en la Plaza Independencia, Mrad expresó el malestar que existe con parte de la Justicia, aunque se mostró esperanzada en que a partir de los nuevos juicios que se realizarán en la provincia, vinculados a las megacausas por centros clandestinos de detención, se empiece a conocer la verdad de lo que fue el genocidio del 76. “Estamos conformes a medias con la Justicia, esperando que salgan los juicios por centros clandestinos de detención que aún están pendientes, porque es allí donde se podrá demostrar realmente el genocidio”, expresó. “La dictadura la dieron los militares, actuaron las fuerzas policiales, tanto provincial como federal, pero fue ideada por los civiles. Y una de las complicidades más grandes fue la de la Justicia”, dijo Mrad en otra de sus fuertes declaraciones a este portal.
En la marcha central también participaron cientos de militantes de partidos y organizaciones de izquierda que llegaron al principal paseo público con ruidosas columnas provenientes de la Plaza Urquiza. En el marco de un extenso listado de reclamos, exigieron cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas de la última dictadura; la aparición con vida de Jorge Julio López y la libertad a los presos políticos y desprocesamiento o amnistía de todos los luchadores populares, como así también que se prohíban los despidos y suspensiones y se otorguen subas salariales para la clase trabajadora. Las columnas fueron encabezadas por dirigentes del Partido Obrero, de la Corriente Clasista y Combativa, entre otras agrupaciones.
Luego de la lectura de los reclamos de las organizaciones (ver aparte), y en medio de una leve llovizna, los manifestantes dieron una vuelta a la plaza y dieron terminado el acto central que una vez más se realizó en el marco del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.
Homenajearon a las víctimas de la ex Brigada y de la ex Jefatura de Policía
Antes de concentrarse en la Plaza Independencia, representantes de Familiares de Desaparecidos de Tucumán, H.I.J.O.S, Madres de Plaza de Mayo de Tucumán, jutno a otras agrupaciones como la Asociación de Prensa de Tucumán dejaron señalizado en forma simbólica el predio de la ex Brigada de la Policía, en la avenida Sarmiento y Muñecas, como uno de los centros clandestinos de detención que funcionó durante los años sangrientos del último golpe militar. Luego, se trasladaron hasta la esquina de Santa Fe y Junín, donde descubrieron una piedra en homenaje a las víctimas que estuvieron en cautiverio en ese lugar donde funcionó la ex Jefatura de Policía. Allí también plantaron lapachos en recuerdo a los desaparecidos.

Fuente:
www.primerafuente.com.ar


@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
ACTO POR LA MEMORIA, LA JUSTICIA Y LA VERDAD
A 33 años de la dictadura militar
Exigimos:


· La apertura de los archivos existentes.
· La concreción de todas las medidas necesarias para que los juicios se realicen con celeridad. Y tengan carácter público que la memoria colectiva merece.
· La inhabilitación para desempeñarse en cargos del estado de quienes hayan tenido alguna participación en le represión.
· La protección de los testigos y querellantes.
· Por la aparición con vida de Julio López

POR LOS COMPAÑEROS DE FAMILIAS PURMAMARQUEÑAS
René Humberto Cruz
Hugo Luna
Juan Ángel Baca
Marina Leticia Vilte


POR LOS 30000 COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS

NI OLVIDO NI PERDON, JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES.

Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos de Purmamarca
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@
Reclamos de justicia y de respeto a los derechos humanos
El acto recordatorio del 24 de marzo de 1976, cuando se inició la dictadura militar que dejó unos 30 mil desaparecidos, se cumplío ayer en Salta con reclamos reiterados de Justicia y de que se respeten los derechos humanos.
Marcha derechos humanos

Como novedad, se incorporaron los pedidos para que no se discrimine a los homosexuales (de la mano de la organización ALUDIS) y que haya castigo para los tratantes de personas.

Los manifestantes, víctimas y familiares de víctimas de la represión estatal, militantes de derechos humanos, representantes de distintos ámbitos de la sociedad y miembros de partidos políticos de izquierda, se concentraron en la plaza de 9 de Julio. De allí fueron a los Juzgados Federales, donde hicieron u acto para denunciar la mora del Poder Judicial nacional y las excusaciones de los jueces, lo que provoca más demorás aún.Tras esto, retornaron al mástil de la plaza 9 de Julio, donde se realizó el acto central. Blanca Lezcano, de Familiares, criticó la concesión de prisión domiciliaria para los acusados, como ocurre con el ex jefe de Seguridad de la Policía provincial, Joaquín Guil; destacó que hay amenazas a los testigos y a miembros de organizaciones de derechos humanos y, encima, “la Justicia de Salta se vacía permanentemente, se buscan excusas permanentemente” para no avanzar en los procesos. A esto se suma que la carga de la prueba y el seguimiento de los juicios queda a cargo de los familiares. Al final, denunció que en la actualidad los Estados, nacional y provinciales, siguen violando los derechos humanos. Como ejemplo puso las detenciones de los ocho jóvenes, llevada a cabo por la Policía con la “complicidad de una justicia que atiende por teléfono y tratan a una niña de años (Belén González) como a un narcotraficante”. Por lo que convocó a realizar reclamos formales.

Fuente:
www.nuevodiariodesalta.com.ar


-- RED DE NOTICIAS DE DERECHOS HUMANOSPOR UN BICENTENARIO SIN IMPUNIDAD PARA LOS GENOCIDAS






















No hay comentarios: