sábado, 21 de junio de 2008

ENVIARON UN CRANEO A UNA REGIONAL DE H.I.J.O.S.
Una bolsa con “un mensaje macabro”










Por Diego Martínez
H.I.J.O.S. regional Alto Valle junto con organizaciones sociales y de derechos humanos de Neuquén denunció haber recibido “un mensaje macabro”: un cráneo completo, con piezas dentarias, sin un gramo de tierra, en una bolsa de cemento. “Es mucho más que una amenaza”, consideró Gervasio Díaz, miembro de la agrupación. El mensaje llegó la misma mañana en que H.I.J.O.S., junto a grupos estudiantiles y partidos de izquierda, se reunió con la rectora interina de la Universidad Nacional del Comahue para exigir que se presente como querellante en la causa por la desaparición de Sergio Avalos, por cuyo encubrimiento acababan de denunciar al gobierno de Jorge Sapag, y a poco más de un mes del comienzo del primer juicio por delitos de lesa humanidad contra represores de La Escuelita neuquina.
La bolsa apareció el jueves 12 frente a la medianera que separa dos casas de miembros de H.I.J.O.S. “Fue entre 6.30, cuando pasa el basurero, y 8.30, cuando la encontraron. No estuvo demasiado tiempo a la intemperie porque hay perros en la cuadra y no había sido rasgada”, precisó Díaz, que habita una de las dos viviendas. “Como ese día nos íbamos de la ciudad, los compañeros decidieron guardar la bolsa y esperar nuestra vuelta. El miércoles, no bien nos enteramos, decidimos hacer la denuncia ante la Justicia”, que recibió el fiscal José Rodríguez Chazarreta. “Es una amenaza: a nadie se le cae un cráneo y menos entre dos autos parados. Y es también un mensaje macabro”, agregó Díaz. A modo de hipótesis destacó tres actividades de su ámbito de militancia.
Dos días antes del mensaje, al cumplirse cinco años de la desaparición del estudiante Sergio Avalos, un pibe humilde a quien se le perdió el rastro al salir de una bailanta, organizaciones y partidos de izquierda denunciaron al gobierno del Movimiento Popular Neuquino “por encubrimiento y complicidad” y a las autoridades de la UNCo por “inacción y falta de interés en el esclarecimiento”. Para el día después ya habían anunciado una movilización a la Casa de Gobierno. No es el único desaparecido de la provincia: el domingo 8, al salir de un boliche cerca del río Limay, también se perdió el rastro de Martín Gustavo Osés, de 23 años.
Otra actividad que los moviliza es el inicio del primer juicio por delitos de lesa humanidad de Neuquén, que impulsa desde hace 25 años la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos local. Rendirán cuentas ocho represores de La Escuelita. El mes pasado, en el predio donde funcionó, se encontraron restos óseos enterrados. “Intervinieron antropólogos de policía, pero no el Equipo Argentino de Antropología Forense. La Justicia los hizo analizar y concluyó que eran de guanacos, pero no desvinculamos ese hallazgo con el mensaje del cráneo. Tampoco con la policía, ya que una de las hipótesis del caso Avalos es que estuvo en una comisaría”, agregó.
La tercera tarea de H.I.J.O.S. en los últimos meses fue denunciar a Luis María Fernández, ex auditor del Ejército, profesor del Colegio Militar durante la dictadura y de la Escuela de Policía desde 1991, designado por el ex gobernador Jorge Sobisch como juez de la Cámara Criminal que hoy juzga al cabo Darío Poblete después de haber colaborado en su formación.



http://www.eldiariodeljuicio.com.ar/
Presentamos la noticias y opiniones de la última semana del Juicio.
18/6 Día 10 Luces entre sombras Por Leandro Groshaus, Gino Maffini y Ariel OrazziEl testimonio de Mirta Susana Iriondo revela la conexión y coordinación del aparato represivo entre los Centros Clandestinos de Detención de Buenos Aires, Rosario y Córdoba. A partir de un hecho concreto, el terremoto de Caucete (San Juan) el 23 de noviembre de 1977, Mirta afirma la permanencia de Jorge Acosta como jefe de "La Perla" y de la existencia de las cuatro víctimas como secuestradas, torturadas y desaparecidas. Además, describe los preparativos para traslados y lo que se denominaba operativo "Ventilador". Al cierre de la jornada, prestaron testimonio Andrés Armando Brizuela y Ebbe de Pascuale quienes dieron cuenta de la desaparición de Hilda Flora Palacios y del destino de sus dos hijas y de Martín, un niño que estaba a su cargo. Como broche de oro, remate final y/o pase mágico de ilusionista, el abogado defensor, Jorge Agüero, intentó su milagro diario pidiendo que constase en actas que el testimonio de Mirta Susana Iriondo había sido realizado sin la toma de juramento previo. Ante la imposibilidad de aplaudirlo como artista, el presidente del Tribunal tuvo que limitarse a recordar que sí le había tomado juramento, pero que según los procesos judiciales, dejaban constancia de su observación.(Leer nota completa)
19/6 Día 11 Los Verdugos
Por Martín NotarfrancescoEl último día de la cuarta semana contó con uno de los testimonios claves de este proceso. El ex gendarme Carlos Beltrán aportó contundentes datos sobre el funcionamiento de La Perla y la conducta asesina de los imputados. El testigo también comprobó el "Circuito de terror" que componían los otros centros clandestinos de Córdoba y la coordinación de las fuerzas de seguridad a la hora de la represión. La jornada se completó con Hilda Cardozo, Marta Laja y Marta Bernabé, familiares y vecina de las víctimas. (Leer nota completa)
Menéndez hizo apagar el televisorPor Ivan Ferreyra
No es fácil no caer en ese no lugar de desear lo peor, y eso es lo que generaron. El pero castigo es la vida, es al que nos sometemos a cada rato, obligados a esta condición de respirar constantemente sin poder decidir nada. Y estos viejos asesinos deben someterse a la peor cárcel común que les podría tocar, el vivir encerrados, miserables, desclasados, mirando el mundo por una ventana que no les pertenece, apague el televisor, oficial, todo lo que ahí se proyecta duele, entra como el frío por el esfínter, el verdadero frío, ese que hace que los viejos no puedan resistir más, y ahora es el momento de pagar esas jactancias, esa forma de creerse con el poder de matar, desaparecer. (Leer nota completa)
Mesías de GenocidasPor Guillermo PosadaAbogado defensor del capitán Jorge Acosta en el histórico juicio que se lleva a delante contra Menéndez y cia., Jorge Agüero intenta doblegar psicológicamente a los testigos. La catadura de un personaje que se autodenominó "mesías" durante la última campaña electoral, estuvo preso en la cárcel de San Martín por dispararle a una ex empleada suya y fue denunciado por defraudación en una cooperativa de vivienda. Defender a un genocida no es trabajo para cualquiera. (Leer nota completa)
Huellaspor César Martín PuchetaEl tiempo pasa y deja huellas. Las huellas del horror que durante más de 30 años deambularon impunes por nuestra historia. Negándola, poniéndola al borde de lo terminal. Arriesgando su identidad tras la apuesta por desconocerla.(Leer nota completa)


Viernes, 20 de Junio de 2008


UNIVERSIDAD › OPINION
Allanamiento ilegal en la UBA

Por Inés Izaguirre *
La patota femenina de requisas de la cárcel de mujeres de Ezeiza allanó el 23 de mayo pasado, por primera vez desde que se inició en 1985 el programa universitario en las cárceles, el local donde se realizaban las actividades académicas. El programa se había iniciado en la Cárcel de Villa Devoto, el CUD, con el impulso de Sergio Shocklender desde adentro y diversas personas solidarias desde afuera. Nuestra Carrera de Sociología comenzó allí a participar en 1987, y desde entonces lo hace regularmente en todas las dependencias donde la universidad interviene, a través del Programa UBA XXII. A poco andar, el programa mostró la eficacia de sus objetivos: recuperar la dignidad de las personas que han transgredido la ley, mostrarles que es posible construir su libertad interior y que pueden ser seres mejores, ante los demás y ante sí mismos: los presos que estudian no reinciden.
Tan sólo tres semanas antes, el 29 de abril, la Procuración Penitenciaria Federal, a cargo del Dr. Francisco Mugnolo, había presentado en la Facultad de Derecho una investigación del organismo, dirigida por la socióloga Alcira Daroqui, delegada de Sociología en el Programa UBA XXII, en que por primera vez se escucha "la voz de los presos": la investigación consistió en entrevistas a 939 presos de ambos sexos de cárceles federales de todo el país, el 10 por ciento de esa población carcelaria, realizada entre el 29 de junio y el 7 de septiembre de 2007, donde se les preguntaba sobre sus condiciones de detención. Yo asistí al importante panel de expositores, compuesto de docentes especializados y de expertos internacionales y nacionales. Y tuve oportunidad de cotejar las declaraciones de aquellos y aquellas que se animaron a hablar aun en las condiciones de mayor vulnerabilidad, las del prisionero que sabe de la venganza posterior de sus carceleros. Pude mirar las fotografías de sus cuerpos golpeados, vulnerados, heridos; moretones enormes, oscuros; brazos rotos, costillas fisuradas, quebraduras; ojos en compota, quemaduras de cigarros, parches en la cabeza. La marca de la infamia del que sólo aprendió a ejercer la violencia física directa para humillar y la violencia psicológica para ejercer su dominio y quebrar la resistencia, con el agregado de la envidia y el odio contra el que se propone estudiar para ser mejor persona, y no se anima a imitarlo. En cuanto a la requisa personal, ésta se practica en todas las prisiones, con variantes, y los blancos predilectos son las mujeres y los jóvenes hasta 24 años: "El 83 por ciento de los presos consultados fue obligado a exponer su cuerpo completamente desnudo; un 24,8 habló de una modalidad más humillante todavía: desnudo con flexiones para revisarles los genitales. Un 46,7 enfrentó también desnudos parciales y cacheos. Estos últimos casos se elevan en las mujeres a 72,2 y 84,1 por ciento, respectivamente. El mayor despliegue de estos métodos se registra en los penales de Ezeiza, Neuquén y Rawson", especifica la investigación. El personal de requisas es seleccionado para esa tarea: los hombres y mujeres "mejor inhumanizados".
Como decía nuestro querido Fernando Ulloa, el desarrollo de la crueldad tiene como antecedente la falencia de ternura en el recién nacido. Pero también requiere un dispositivo sociocultural que sostenga el accionar de los crueles, así en plural, porque la crueldad necesita la complicidad impune de otros. ¿Qué otros? ¿Quiénes?
Simultáneamente, leo en la Revista de la Facultad de Ciencias Sociales, un avance de investigación de tesis de Karina Mouzo, sobre la formación del personal penitenciario y descubro el secreto: nada ha cambiado desde la dictadura. En el encierro ideológico de las escuelas de formación penitenciaria, los sujetos –nunca mejor utilizado el término– son construidos en la regla máxima del orden de lo inhumano: la obediencia debida, y "pasan por un proceso de desubjetivación que los vacía en parte de su potencia para actuar en forma autónoma y los conmina a 'hacer cuerpo' los mandatos de la autoridad". Casi simultáneamente, el CELS ha presentado un informe estremecedor sobre la situación carcelaria en la Argentina.
Como investigadora, sé que el primer paso para modificar una situación es el conocimiento. Como vemos, conocimiento no nos falta. Tal como lo anticipa la investigación de la Procuración Penitenciaria, la venganza se ha producido. Sobre los cuerpos y en los ámbitos más vulnerables. Se ha infringido la propia ley, la que acordaron las autoridades del Estado con la UBA acerca del respeto al ámbito de estudio, y que siempre se había cumplido. Sabemos que alguien dio la orden, porque los cuerpos represores no actúan de otra manera. Queremos saber quiénes son los que dieron la orden y lo silencian. Sujetos torturadores producidos por instituciones violadoras de derechos humanos. Tortura institucionalizada, aceptada como normal y cotidiana, que debe violar cotidianamente el cuerpo y la mente del represor, para construirlo como violador. Sociedad hipócrita, capaz de paralizar el país y de angustiarlo si se afecta su tasa de ganancia o si disminuye el rating mediático. Esto es lo que ocurre en nuestras sociedades escindidas, desiguales, jerárquicas. Toda situación de poder que naturalice la desigualdad y la jerarquía es una situación de violencia permanente, que nos escinde como miembros de una especie humana única, que transforma una porción de sujetos en objetos. Ejercitar nuestra autonomía es resistir esos embates, por pequeños que sean, del poder excluyente. Es recuperar nuestra humanidad.
* Socióloga, profesora consulta de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), covicepresidenta de la APDH.


COLUMNISTA INVITADO

Aquellas vacas gordas del '78
Por Pablo Llonto
Cuando la pelota comience a rodar el domingo 29 de junio, en el Monumental no estarán los ancianos Jorge Videla ni Joao Havelange; al ex almirante Massera le podrán arrimar un televisor color al respirador que lo mantiene vivo en la sala de terapia intensiva del Hospital Naval y los parientes del fallecido capitán de navío Carlos Lacoste, cuya última mirada y suspiro se perdieron en los Estados Unidos hace dos años, añorarán los tiempos en que "Piluso" era el hombre más fuerte del fútbol argentino.
Tampoco se escucharán la voz de tabaco de Menotti, autoexcluido luego de establecer con su soberbia que no tiene nada de que "autocriticarse", ni los desaforados gritos de gol del ilimitadamente oficialista relator José María Muñoz, quien ejerce el derecho de los muertos de observarnos y juzgarnos desde el más allá, ni los marciales compases de bandas militares que dieron destino de alemana y nada espontánea fiesta, a la ceremonia inaugural del Mundial '78.
Será, el domingo 29, la justificada manera que eligieron los organismos de Derechos Humanos de recordar treinta años del hecho que abochorna a los argentinos de buena fe.
Las extensas palabras elegidas para la evocación ("La otra final. El partido por la vida y los derechos humanos") son la sencilla manera de no mostrar antipatía por una victoria futbolera (el legítimo 3 a 1 frente a Holanda) y sí de interesarnos por todo aquello que una sociedad ignoró (o le mandaron ignorar) en los años verdes de los Falcon, verdes de los uniformes, verdes de vergüenza.
Una propaganda del aparato sangriento y cobarde de los militares llenaba los TV Blanco y Negro de entonces. Una vaca gorda, de nuestro campo tan celeste y blanco como explotador de peones, era "exprimida" por la "subversión marxista". Los bichos rojos le sacaban todo al animal y luego, con la llegada de los uniformados y el aniquilamiento de los colorados, la vaquita recobraba su compostura Hereford. Así nos criaron a todos. Frente a aquellos televisores. Los buenos eran los Alzaga y los Martínez de Hoz; buena era la Sociedad Rural. Los malos eran los jóvenes rebeldes, los de la patria liberada. Sólo faltaban, en 1978, los caceroleros de teflón.
La línea de cal
Una pregunta de estos días es qué harán los jugadores de aquel plantel frente a la convocatoria para jugar un partido que reivindique la lucha por la verdad. Al parecer, de un lado de la línea, el bloque de ex futbolistas más comprometidos con la conciencia (Villa, Olguín, Larrosa, Ardiles, Houseman, Ortiz) estará en la cancha con la buena estampa de la comprensión.
Nadie les adjudicará nada malo. Ellos formaban parte del mismo país que pisábamos nosotros, con nuestra indeferencia, nuestra ceguera, nuestra ingenuidad frente a los medios de comunicación que martillaban tanto hasta romper nuestras blandas cabezas con un dicho que luego, en 1979, sería consigna de calcomanía : "los argentinos somos derechos y humanos".
¿Culpables ellos, los futbolistas? Nada de eso, por favor. Los culpables son los militares y civiles que hoy, en miles de juicios por todo el país, buscamos para que rindan cuenta de sus actos; de esos mismos actos de los que se "enorgullecían" treinta años atrás y ahora no son capaces ni de admitir.
¿Y los otros? Veremos. Aquellos arqueros, defensores, volantes y delanteros que se encolumnan dentro del sobretodo altanero de Menotti, tienen aún el tiempo para la reflexión necesaria, la misma que se debe todo un país, sobre el rol que cumplimos como sociedad civil en el marco de una dictadura.
Hoy, con los tiempos de revuelta de Barrio Norte, cuando los diarios, las radios y los canales tienen de nuevo el campaneo de los mismos rostros del caretaje (Morales Solá, Magdalena Ruiz Guiñazú, el malpayaso de Chiche, la cría de Neustadt, Ernestina de Noble, los Mitre y Saguier en La Nación), poner sobre el césped un poco de historia no viene mal.
Que la vergüenza del Mundial '78 se conozca en estos mismos momentos en que desvergonzados propietarios de estancias y 4x4 hablan de "hambre", "trabajo en negro" y "falta de empleo", quizás contribuya a ver quién es quién y quién fue quién en la Argentina.
Quizás.



INFORMACION DE PRENSA
1978 – MUNDIAL DE FUTBOL – 2008
30 AÑOS
"LA OTRA FINAL"

Al cumplirse el próximo mes de junio los 30 años del Campeonato Mundial de Fútbol de 1978, el Instituto Espacio para la Memoria reivindica la vigencia de los Derechos Humanos, junto a valores de solidaridad y respeto por la vida y la dignidad en la sociedad argentina. Y en un acto de desagravio hacia quienes fueron víctimas de esa Dictadura, a la sociedad en su conjunto y al deporte, anuncia la organización de un evento artístico-deportivo al que se ha denominado "La Otra Final, el partido por la vida y los Derechos Humanos". El mismo tendrá lugar el domingo 29 de junio a las 15.00 horas.
Se trata, entre otras actividades, de un partido de fútbol en el que ambos equipos llevarán la camiseta de la Selección Argentina -titular y suplente- y estarán integrados por jugadores de la selección de 1978, de la actual, jugadores extranjeros y jóvenes no profesionales en representación de aquellos que fueron víctimas de la Dictadura.
El partido tendrá lugar en el estadio de River Plate como el mejor ámbito para esta "Otra Final", lugar que –a pocos metros de uno de los centros clandestinos que funcionaran en nuestro país, la Escuela de Mecánica de la Armada- sirviera entonces de sede del Mundial y hoy será el justo escenario de concreción de un acto masivo, con entrada libre y gratuita, en favor de la Vida y los Derechos Humanos.
Una marcha encabezada por los organismos de derechos humanos portando la bandera con las fotos de los desaparecidos partirá de la ex ESMA para llegar al Estadio, ingresar, dar una vuelta en el campo de juego y luego instalarse en una tribuna. Luego del partido un recital con músicos solidarios que han acompañado la lucha de los organismos oficiará de cierre del evento.
El Instituto Espacio para la Memoria, ente autárquico y autónomo de la Ciudad de Buenos Aires, tiene la misión y función de resguardar y transmitir "la memoria e historia de los hechos ocurridos durante el Terrorismo de Estado, de los años ´70 e inicios de los ´80 hasta la recuperación del Estado de Derecho, así como los antecedentes, etapas posteriores y consecuencias, con el objeto de promover la profundización del sistema democrático, la consolidación de los derechos humanos y la prevalencia de los valores de la vida, la libertad y la dignidad humana" (Art. 2º de la Ley Nº 961/2002).
El Mundial de Fútbol del '78 organizado por la Dictadura Militar fue utilizado para dar la imagen de una Argentina "próspera y pacificada". Se montó una impresionante campaña propagandística en el país y en el exterior a fin de "tapar" la verdadera realidad instaurada por la represión del Terrorismo de Estado. El clima de exaltación del "nacionalismo futbolístico" fue capitalizado por la Dictadura, mientras se silenciaban en el país todas las expresiones de protesta. El triunfo deportivo permitió un festejo popular que tuvo mucho de explosión contenida, donde la gente pudo salir masivamente a las calles, aunque fuera para celebrar los goles de la selección.


Desde el IEM, expresión de la articulación entre la sociedad civil y el Estado, integrado por Abuelas de Plaza de Mayo, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Buena Memoria Asociación Civil, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Herman@s de Desaparecidos por la Verdad y la Justicia, H.I.J.O.S., Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, Servicio Paz y Justicia; personalidades con reconocido compromiso en la defensa de los Derechos Humanos, y representantes del Poder Ejecutivo y Legislativo de la Ciudad, sentimos que éste es un justo homenaje a todos los que lucharon durante más de 30 años por la Verdad y la Justicia.

Ana María Careaga


www.elterritorio.com.ar
En la primera jornada declararon un asistente y la hermana del desaparecido

El militar está lúcido y se negó a declarar en la causa González

:: Estatales y estudiantes "escracharon" al único imputado, Carlos Caggiano Tedesco


click en la imagen para ampliar
Juicios por la verdad. La hermana de Alfredo González fue la primera en declarar ayer. [Foto:Marcos Otaño]
Posadas. Envejecido aunque absolutamente lúcido, se sentó en el banquillo de los acusados y se negó a declarar por ahora el único imputado por la desaparición del ingeniero químico Alfredo González, acaecida el 4 de marzo de 1978. El debate oral y público dio inicio ayer en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal. Carlos Humberto Caggiano Tedesco (87), se negó a dar uso de su derecho constitucional de declarar en la primera jornada del debate y otro de los acusados, Francisco Molina, falleció antes de ser juzgado. Según las pericias médicas y psicológicas de especialistas de la Justicia Federal, el acusado está en todos sus cabales y es imputable de los crímenes en cuestión: desaparición de personas con homicidio agravado por desempeño de funciones ejecutivas. Son crímenes de Lesa Humanidad, que no prescriben y son irrenunciables. Además Caggiano Tedesco tiene una causa abierta por la desaparición de un militante social paraguayo en Puerto Iguazú. Custodiado con un fuerte operativo de seguridad con miembros de la Gendarmería Nacional y del Servicio Penitenciario Nacional, Caggiano Tedesco se presentó ante el Tribunal compuesto por los magistrados Carlos Sodá (presidente), Manuel Moreira y Norma Lampugnani de Arce Mielnik. Un tema que fue común denominador de los testimonios y de los escritos leídos se refirió al Operativo Claridad de los miembros de las Fuerzas Armadas, con el cual se pretendió atacar a sectores de la cultura, el arte y la ciencia. Las pruebas presentadas se basan en testimonios de detenidos, inspecciones en los lugares de detención ilegal y documentos oficiales de la época. En los relatos de testigos que se leyeron en las presentaciones de ayer, se destacó que el docente universitario fue visto con pus brotando de las orejas, moscas verdes rondando su boca, ojos y nariz, con golpes y magullones en el cuerpo y dando sus últimos suspiros de vida. La primera en declarar fue la hermana del desaparecido González, de nombre Amelia, quien afirmó que "a partir de las derogación de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final se avanzó con los expedientes de desaparecidos. Es histórico para que las generaciones actuales sepan lo que pasó en el país después de una etapa de oscurantismo y que no vuelvan a ocurrir estas aberraciones". Destacó que al obispo Jorge Kemerer un ministro provincial de la época le confirmó que "González no aguantó las torturas a las que fue sometido y falleció en un centro de detención cercano al aeropuerto y habría sido arrojado al Chaco paraguayo". Una de los momentos más desgarradores se produjo con el testimonio de Julio Capli, asistente y compañero de detención de González. El periodista describió la última vez que escuchó al investigador con vida, cuando le consultó si estaba bien porque reconoció su voz. Al ser descubiertos, ambos recibieron una paliza de sus captores. Graciela Franzen, presidente de la Asociación por los Derechos de la Memoria, destacó que "Caggiano es responsable de más de 600 detenciones en Misiones, más de 60 muertes y desapariciones y coordinaba todas las tareas". Esta mañana, Amelia será acompañada por un secretario del juzgado a la zona de La Casita de Mártires, para reconocer el lugar y ubicar a un vecino que no está incluido como testigo en la causa.


A.F.A.D.E.R. Asoc.Fliares.Desaparecidos E.R. 20-jun-2008 8:44

Por los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos, presentes, por los nuestros, siempre presentes. Porque debemos seguir, porque no podrán vencernos jamás, porque la verdad es la fortaleza de nuestra alegría y de nuestra dignidad. Por los compañeros de Villa Allende, y de Córdoba en su totalidad, porque ellos están dando una lucha codo a codo contra el horror, en el jucio al genocidio, contra el asesino Menéndez y su banda, y por este volver a nombrar la memoria y la lucha, con la re instalación del Memorial que cobardemente desde las tinieblas, los personeros del horror han intentado quebrar. Porque tenemos memoria, porque somos verdades, a seguir luchando, ahora y siempre.

Por Memoria, Verdad y Justicia.

Asociación de Familiares y Amigos de Desaparecidos
Entrerrianos y en Entre Ríos - AFADER
Asociación de ex presos, ex presas y exiliados de Entre Ríos -
LA SOLAPA



No hay comentarios: