miércoles, 13 de febrero de 2008

JUICIO DE LOS REPRESORES EN CORRIENTES. EL CENTRO CLANDESTINO DE DETENCION RI9.
























Éstos son los acusados en la Causa RI9








Supieron ser los dueños de la vida y los bienes de los detenidos, hoy no se los ve tan altivos, mas allá de los "viva la patria" que le gritan sus acólitos y que ellos agradecen con sonrisas. ¿Cual Patria, la contratista o la financiera? les gritó un familiar de desaparecidos, en obvia alusión a los que se beneficiaron económicamente con la dictadura militar. Algunos testimonios nos describen mejor a los imputados. Los que refieren a violaciones sexuales aberrantes, no se publican por no haber sido consultadas las víctimas y para preservar la intimidad de éstas y sus familias.



Juan Carlos De Marchi-Ejército
"...ya cerca del final arman en la sala grande una especie de celda con tubos como de tribunas y mantas del ejercito, en ese lugar estuve sin venda y allí puedo identificar al Capitán Demarchi como una persona alta de pelo engominado, sin bigotes vestido de civil..."
"...PREGUNTADO para que diga en forma concreta quienes eran las personas que lo golpeaban y torturaban en el lugar de detención. CONTESTA: que eran los oficiales nombrados, Demarchi..."
"...Preguntado si tiene algo mas que agregar, quitar o enmendar. CONTESTA que después de haberlo visto a P. que estaba muy torturado, que escuche cuando lo torturaban y que indudablemente eran el Capitán De Marchi y Losito quienes golpeaban y preguntaban..."
"...me trasladan hasta el baño de mi casa donde comienzan los golpes con las manos y con la culata de la itaca, me rompen la cabeza, me sangra toda la cara, en una de las habitaciones hacen lo mismo con mi papá, luego me llevan al patio donde estaba mi mamá ahí le agarran la cabeza a mi padre y le empiezan a pegar con la misma a mi madre, demostrando su poder, en tanto mis padres me podían observar que yo me encontraba sangrando por la cabeza y me chorreaba la sangre por todo el cuerpo,, quedándome claro que el que daba las ordenes era el Capitán Demarchi y en determinado momento tanto Demarchi como Losito le pegaban patadas a mí padre y a mi mamá..."


Rafael Julio Manuel Barreiro-Ejército
...Que con los soldados que me cuidaban se dio una relación de confianza donde me comentaban algunos nombres de los militares de ese lugar y que estaban a cargo de los interrogatorios, como ser Losito, un tal Carson, Barreiro..."
"...MANIFIESTA; que en el mes de abril del año 1976, fui convocado a prestar el servicio militar, fui incorporado en el Regimiento N°9 e incluido dentro de la compañía "A", en esa época la cadena de mando estaba formada por el Comandante de Brigada General Cristino Nicolaides, Jefe de Regimiento era el Teniente Coronel Jorge Félix Aguiar, el 2do Jefe era el Mayor Juan José Claro (F), el Jefe de Operaciones era el Mayor Roberto Romeo Bin, el Jefe de Inteligencia Capitán Juan Carlos Demarchi junto con teniente 1ro. Horacio Losito y el Teniente Barreiro..."
"...CONTESTA: que al que veía en mayores oportunidades entrar en contacto donde estaban los detenidos era Piríz, Demarchi, Losito y Barreiro..."

Horacio Losito-Ejército

"...a nosotros nos custodiaban unos soldados santiagueños quienes eran quienes conversaban con nosotros, el soldado comentaba quienes eran responsables de los golpes y quienes mandaban eran el Capitán Demarchi, Teniente Losito y dos suboficiales Cárdenas y Piriz que en general eran ellos quienes interrogaban y quienes golpeaban..."
"...entramos por un costado no por la entrada principal, me doy cuenta que era el regimiento porque dicen bajá la cadena, pelotudo, y le contestan, si, mi teniente, al bajarme de la camioneta me esposan y me vendan, me llevan a un cuarto bastante chico, con paredes de madera, y nuevamente comienzan los golpes, calculo que fue media hora de golpes intensos hasta que me desmayo, cuando despierto me encuentro acostado en una cama pelada esposado de pies y manos, despierto del dolor que provoca la picana eléctrica y reconozco las mismas voces que estuvieron en mi casa o sea el Capitán Demarchi y Losito, luego me trasladan en mal estado a una especie de salón, me dejan parado en ese salón vendado y esposado, me caigo porque no me podía sostener por los golpes recibidos y me tiene así hasta el otro día, luego me cuelgan de un andamio y estuve durante seis días colgados..."

Carlos Roberto Píriz -Ejército

"...CONTESTA: que estuve desde los primeros días del mes de abril del año 1976 hasta el 11 de noviembre del mismo año. Preguntado para que diga si vio o sabe por comentarios de que Demarchi, Losito, Barreiro, Piriz, Claro, Bin, Aguiar u otro personal que identifique entraron o entraban a la cuadra donde estaban los detenidos. CONTESTA: que al que veía en mayores oportunidades entrar en contacto donde estaban los detenidos era Piríz, Demarchi, Losito y Barreiro..."
"...Preguntado para que diga si el personal militar mencionado usaba algún tipo de sobrenombres, en su caso cuales. CONTESTA: que al único que conocí con sobre nombre era Píriz que le decían el boxeador, este hombre era muy robusto con una caja torácica muy grande, era bajo, de 38 años aproximadamente, da tez trigueño, de pelo castaño oscuro..."
"...PREGUNTADO para que diga en forma concreta quienes eran las personas que lo golpeaban y torturaban en el lugar de detención. CONTESTA: que eran los oficiales nombrados, Demarchi y Losito y los suboficiales Cárdenas y Piriz..."

Raúl Reynoso

...MANIFIESTA: que me detienen en la casa de mi novia que es mi señora, en la calle San Juan N°957 de esta , el 04 de septiembre de 1976, siendo las 10:30 horas, tocan el y entran de prepo un grupo importante de gente, donde estaban el Capitan De Marchi, a quien yo conocía porgue vivía a dos cuadras de su casa, además el estaba en una organización comercial de nombre Beisnal, dándome la impresión que el manejaba el operativo, además creo que estaba Losito si no Barreiro, uno de los dos, era un hombre rubio, menudo, también estaba Reinoso que era Oficial de Gendarmería, que era de contextura fuerte, de 1,80 metros de altura, con pelo negro peinado para atrás y que estaba armado..."
"...Quiero resaltar la forma brutal con que fueron golpeados mis padres, a mi padre: también lo torturaron en dos oportunidades, en la segunda vez tuvo dos paros cardíacos, zafa porque había un médico durante la tortura, en una segunda detención de mi papá fue alojado en Gendarmería, y posteriormente me habló mucho del Comandante en ese entonces Arrúa, pero el que lo maltrataba era el segundo de nombre Reinoso, después de eso mi viejo quedó bastante mal y con el tiempo se fue agravando y perdió la memoria, estimo que en parte de su muerte tuvo que ver la tortura..."
LAS RAZONES DEL ABOGADO QUE DEFIENDE EN CORRIENTES A LOS GENOCIDAS
Para conocimiento y apoyo

Recibimos y publicamos
El Dr. Eduardo Sinforiano San Emeterio ha aceptado la defensa de Señores Oficiales de nuestro Ejército Argentino, Sr. Coronel VGM Rafael Barreiro y el Coronel VGM Horacio Losito, además del Capitán (RE) Juan Carlos De Marchi, un oficial de la Gendarmería y un Suboficial del Ejército.


Estimados colegas, camaradas y amigos/amigas:

Mañana a las 0500 estoy partiendo a la ciudad de Corrientes (Capital). Con gran orgullo he aceptado la defensa de Señores Oficiales de nuestro Ejército
Argentino. La causa es por todos conocidas. Este es el primer proceso que llega a juicio oral con oficiales en actividad como el Sr. Coronel VGM
Rafael Barreiro y el Coronel VGM Horacio Losito, además del Capitán (RE)
Juan Carlos De Marchi, un oficial de la Gendarmería y un Suboficial del
Ejército.

De más está decirles que todas y cada una de las ONG de los derechos humanos están ya instalados en esta ciudad.

Los jueces como cobardes que son, e incumpliendo su deber de impartir justicia, no han hecho lugar a ninguno de los requerimientos de la defensa.
Todo ha sido en contra.

El martes 05 de febrero comienzan las operaciones de combate. Esto no es un juicio, es una batalla, no es la más grande, pero es la preparación para la batalla final.

Pienso darla como abogado, con todo lo que esté a mi alcance. No les vamos a dar con el Dr. Buompadre, gran abogado y codefensor, un centímetro de ventaja.

No nos vamos a prestar a ningún circo. Los jueces nos deberán escuchar, no nos van a hacer callar. Estamos dispuestos a denunciar, querellar, y pedir el juicio político al primero que se equivoque.

Tenemos el derecho de nuestro lado, pero la justicia en contra.

De lo que de mi dependa, cuenten que voy a pelear hasta mi último aliento.
Estos soldados están para soportar esto y mucho más, son verdaderos soldados, héroes, ya lo han demostrado en Malvinas y en otros campos de combate.

Estimados amigos, llegó el momento de la verdad. Todo abogado sabe que éste, es el verdadero juicio, aquí se ventila todo, aquí el testigo que ha mentido se descubre, la prueba que ha sido falseada se cae. La cobardía de los jueces saldrá a la luz.

Recen por nuestros defendidos, pídanle a Dios justicia, y a nosotros que nos apoye pues sabemos que defendemos una causa justa y estamos del lado de la verdad.

Un abrazo a todos.

Eduardo Sinforiano San Emeterio
Abogado











Corrientes: Los pedidos de nulidad y las amenazas de siempre



Los pedidos de nulidad y las amenazas de siempre
Losito, mostrando sus esposas al momento de ser trasladado nuevamente hacia la cárcel U7
Primero le tocó hablar a Jorge Buompadre, prestigioso abogado de nuestro medio que defiende al Coronel Barreiro y a De Marchi. En innumerables reportajes radiales y televisivos había anunciado que pediría la nulidad del juicio "porque sus defendidos habían sido trasladados el último mes a 1000 kms. de distancia , por lo que no había podido preparar convenientemente la defensa (sic).La Comisión de Derechos Humanos de Corrientes le señalaba al abogado que se habían publicado como estrategia defensiva, costosas solicitadas en favor de su cliente, y hacía los siguientes cálculos en su portal :Un pasaje de Corrientes a Buenos Aires y viceversa, según puede verse en la imagen de Despegar.com cuesta en clase ejecutiva $572, es decir que para ir y volver se necesita $1144. Si multiplicamos esta suma por 4 (debido a que el mes hasta donde sabemos tiene cuatro semanas) obtenemos la suma de $ 4576, mucho menos de lo que sale una solicitada a ¼ de página en un solo medio escrito de nuestra ciudad, tomando en cuenta que los domingos (día en que aparecen estas solicitadas) cuesta en uno de los medios locales $22 aproximadamente el centímetro. Las solicitadas se publicaron en los 4 medios escritos.Se infiere de lo anterior que debieron ser otras las circunstancias que impidieron que los defensores visiten a sus defendidos: la necesidad de buscar una excusa para plantear otro pedido de nulidad puede ser una de las razones, el desinterés por visitarlos debido a que no era en absoluto necesario debido a que la estrategia de defensa ya está claramente delineada por uno de los mas reconocidos profesionales de nuestro medio pudiera ser otra razón. Lo cierto es que por cuatro visitas no puede invalidarse un proceso en el que (y aquí es necesario hacer números nuevamente) los imputados han visitado a sus defensores al menos una vez por semana durante 3 años, teniendo en cuenta que el año tiene 52 semanas, multiplicamos por 3 y obtenemos la suma de 156 visitas a sus abogados, sin contar las que el abogado efectuó seguramente a su cliente, como lo hacen todos los abogados en cualquier parte del mundo. De las 156 visitas, debemos restar 4 (las del último mes) es decir que nos quedan "solamente" 152 visitas. Finalmente pidió la nulidad del juicio pero por cuestionar aspectos formales del requerimiento de elevación a juicio. Un discurso tribunero y acciones concretas que no fueron en el mismo sentido.Luego le tocó el turno al ignoto (al menos en nuestra ciudad) Dr. Eduardo Sinforiano San Emeterio, quien hizo consideraciones de tipo políticas para desmerecer la inclusión en calidad de testigos de el Coronel (RE) Ballester del CEMIDA (Centro de Militares para la Democracia), de los peritos del EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) y de Marie Monique Robin, la autora del documental "Escuadrones de la Muerte- La Escuela Francesa".San Emeterio es el mismo que escribió en la web "Política y Desarrollo.com.ar" : Mañana a las 0500 estoy partiendo a la ciudad de Corrientes (Capital). Con gran orgullo he aceptado la defensa de Señores Oficiales de nuestro Ejército Argentino. La causa es por todos conocidas. Este es el primer proceso que llega a juicio oral con oficiales en actividad como el Sr. Coronel VGM Rafael Barreiro y el Coronel VGM Horacio Losito, además del Capitán (RE) Juan Carlos De Marchi, un oficial de la Gendarmería y un Suboficial del Ejército.De más está decirles que todas y cada una de las ONG de los derechos humanos están ya instalados en esta ciudad.Los jueces como cobardes que son, e incumpliendo su deber de impartir justicia, no han hecho lugar a ninguno de los requerimientos de la defensa. Todo ha sido en contra.Luego, uno a uno, los restantes defensores pidieron la nulidad del juicio con fundamentos varios, mas cercanos a las chicanas como lo señalara el Página 12.









Las amenazas
Esposa de Píriz

En las puertas del Tribunal, la esposa y un hijo del ex-suboficial del ejército Carlos Píriz (alias el boxeador o Nicolino Loche) amenazaron al testigo José Luís Almirón, el correntino exiliado en Alemania que declara como testigo en la Causa RI9. "Vos vas a pagar por lo que viniste a hacer" dijeron. Esta constituye la primer amenaza concreta que se da en el marco de un juicio que no se pudo empañar siquiera por la provocación de las hordas de María Cecilia Pando, no obstante el propio involucrado omitió darle al hecho mas importancia del que tiene y relativizó la posibilidad de su efectivo cumplimiento.










la informacion de ayer sobre las declaraciones de uno de los abogados de los genocidas de Corrientes, tuvo una amplia repercusion en los medios nacionales. Una de ellas es que fue Pirulo de tapa de pagina 12 de hoy jueves.

www.pagina12.com.ar
Pirulo de Tapa
HEROES
Un abogado no tiene por qué pensar como su defendido. Parece que no es el caso de Eduardo Sinforiano San Emeterio, defensor de los represores juzgados en Corrientes, quien hizo circular una carta suya por Internet: "Queridos camaradas y amigos: Los jueces, como cobardes que son, e incumpliendo su deber de impartir justicia, no han hecho lugar a ninguno de los requerimientos de la defensa. El martes 5 de febrero comienzan las operaciones de combate. Esto no es un juicio, es una batalla, no es la más grande, pero es la preparación para la batalla final... Estos soldados están para soportar esto y mucho más, son verdaderos soldados, héroes, ya lo han demostrado en Malvinas y en otros campos de combate".

Resumen de un histórica semana en Corrientes

Termina una semana con mucha "tela para cortar" en la que no faltaron cánticos, rezos, amenazas y hasta una absurda actitud provocativa del hijo de un represor que filmó a los periodistas y familiares de las víctimas sin estar acreditado como periodista.Ninguno se "enfermó" salvo la aparentemente justificada ausencia de Nicolaides, que obligó a suspender su juzgamiento hasta nueva fecha, el resto de los imputados estuvo presente.Como decíamos en la crónica inicial "a las 7.30 hs. aproximadamente llegaron los reos, en un vehículo del Servicio Penitenciario Federal que ingresó un porcentaje de la parte trasera para evitar que descendieran a la vista de la prensa y por razones de seguridad.Uno a uno fueron descendiendo Piriz, Barreiro, Reynoso, Losito y De Marchi escoltados por agentes penitenciarios, esposados como corresponde a los presos comunes y sin privilegios de ningún tipo.Minutos después ingresó la prensa, y poco a poco, los familiares y amigos de los imputados y de la querella, entre los que se encontraban Taty Almeida presidenta de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora y Ángela Boitano de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas. También se encontraban presentes Diputados nacionales, familiares de Artieda y Vargas, María José Guembe del programa Memoria, Verdad y Justicia y el Dr. Pablo Vassel, el Padre Coqui Arroyo y la hermana Pelloni, la nieta recuperada y actual Diputada Victoria Donda entre otros.Todo puntual y en el orden previsto.Por el transcurso de seis horas los imputados debieron soportar que les leyeran las imputaciones, algunas de las cuales causaron estupor en la sala y el estremecimiento de los familiares de las víctimas, los religiosos presentes y los visitantes del orden nacional, todo bajo la mirada impávida de los reos.Afuera era otro tema
Familiares de desaparecidos, dirigentes sindicales y sociales de la provincia, representantes de la Multisectorial de gremios, Organizaciones de Derechos Humanos y ciudadanos en general habían anunciado que se concentrarían en la calle en apoyo a la búsqueda de Verdad y Justicia, pero un grupo de militantes comandados por Cecilia Pando, la misma que reivindica el robo de bebés durante la dictadura, y familiares y amigos de los represores también acudieron al lugar sorpresivamente, en una actitud que no generó más que un "duelo" de rezos por un lado y cánticos por el otro. Una nota de color inesperada.Mas tarde fueron agredidos los periodistas del Canal 7 por un exacerbado familiar de uno de los imputados, un conocido pediatra de nuestro medio y a la sazón, testigo por la defensa.Un forcejeo que no llegó a mayores, debido a que pese a que el pediatra en cuestión pasó por el medio de los manifestantes que reclamaban juicio y castigo para los represores, su paso por la multitud sencillamente fue ignorado.El clima festivo de quienes se congregaron para celebrar el advenimiento de fin de la impunidad, jugó un papel decisivo para que los ánimos no se caldearan ante la provocación de la sorpresiva concentración de Pando, que se retiró poco después del incidente."
La segunda jornada:El turno de la defensa -Los pedidos de nulidad y las amenazas de siemprePrimero le tocó hablar a Jorge Buompadre, prestigioso abogado de nuestro medio que defiende al Coronel Barreiro y a De Marchi. En innumerables reportajes radiales y televisivos había anunciado que pediría la nulidad del juicio "porque sus defendidos habían sido trasladados el último mes a 1000 kms. de distancia , por lo que no había podido preparar convenientemente la defensa (sic).La Comisión de Derechos Humanos de Corrientes le señalaba al abogado que se habían publicado como estrategia defensiva, costosas solicitadas en favor de su cliente, y hacía los siguientes cálculos en su portal :Un pasaje de Corrientes a Buenos Aires y viceversa, según puede verse en la imagen de Despegar.com cuesta en clase ejecutiva $572, es decir que para ir y volver se necesita $1144. Si multiplicamos esta suma por 4 (debido a que el mes hasta donde sabemos tiene cuatro semanas) obtenemos la suma de $ 4576, mucho menos de lo que sale una solicitada a ¼ de página en un solo medio escrito de nuestra ciudad, tomando en cuenta que los domingos (día en que aparecen estas solicitadas) cuesta en uno de los medios locales $22 aproximadamente el centímetro. Las solicitadas se publicaron en los 4 medios escritos.Se infiere de lo anterior que debieron ser otras las circunstancias que impidieron que los defensores visiten a sus defendidos: la necesidad de buscar una excusa para plantear otro pedido de nulidad puede ser una de las razones, el desinterés por visitarlos debido a que no era en absoluto necesario debido a que la estrategia de defensa ya está claramente delineada por uno de los mas reconocidos profesionales de nuestro medio pudiera ser otra razón. Lo cierto es que por cuatro visitas no puede invalidarse un proceso en el que (y aquí es necesario hacer números nuevamente) los imputados han visitado a sus defensores al menos una vez por semana durante 3 años, teniendo en cuenta que el año tiene 52 semanas, multiplicamos por 3 y obtenemos la suma de 156 visitas a sus abogados, sin contar las que el abogado efectuó seguramente a su cliente, como lo hacen todos los abogados en cualquier parte del mundo. De las 156 visitas, debemos restar 4 (las del último mes) es decir que nos quedan "solamente" 152 visitas.Finalmente pidió la nulidad del juicio pero por cuestionar aspectos formales del requerimiento de elevación a juicio. Un discurso tribunero y acciones concretas que no fueron en el mismo sentido.Luego le tocó el turno al ignoto (al menos en nuestra ciudad) Dr. Eduardo Sinforiano San Emeterio, quien hizo consideraciones de tipo políticas para desmerecer la inclusión en calidad de testigos de el Coronel (RE) Ballester del CEMIDA (Centro de Militares para la Democracia), de los peritos del EAAF (Equipo Argentino de Antropología Forense) y de Marie Monique Robin, la autora del documental "Escuadrones de la Muerte- La Escuela Francesa".San Emeterio es el mismo que escribió en la web "Política y Desarrollo.com.ar" : Mañana a las 0500 estoy partiendo a la ciudad de Corrientes (Capital). Con gran orgullo he aceptado la defensa de Señores Oficiales de nuestro Ejército Argentino. La causa es por todos conocidas. Este es el primer proceso que llega a juicio oral con oficiales en actividad como el Sr. Coronel VGM Rafael Barreiro y el Coronel VGM Horacio Losito, además del Capitán (RE) Juan Carlos De Marchi, un oficial de la Gendarmería y un Suboficial del Ejército.De más está decirles que todas y cada una de las ONG de los derechos humanos están ya instalados en esta ciudad.Los jueces como cobardes que son, e incumpliendo su deber de impartir justicia, no han hecho lugar a ninguno de los requerimientos de la defensa.Todo ha sido en contra.Luego, uno a uno, los restantes defensores pidieron la nulidad del juicio con fundamentos varios, mas cercanos a las chicanas como lo señalara el Página 12.Las amenazasEn las puertas del Tribunal, la esposa y un hijo del ex-suboficial del ejército Carlos Píriz (alias el boxeador o Nicolino Loche) amenazaron al testigo José Luís Almirón, el correntino exiliado en Alemania que declara como testigo en la Causa RI9. "Vos vas a pagar por lo que viniste a hacer" dijeron. Esta constituye la primer amenaza concreta que se da en el marco de un juicio que no se pudo empañar siquiera por la provocación de las hordas de María Cecilia Pando, no obstante el propio involucrado omitió darle al hecho mas importancia del que tiene y relativizó la posibilidad de su efectivo cumplimiento.
Tercer jornada:El turno de los Fiscales y QuerellantesEn primer término habló el Fiscal Auat. Vehemente, sagaz observador, señaló que la defensa, al pedir la prescripción del homicidio de Rómulo Artieda, además de pretender negar la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad, promoviendo de tal suerte una discusión bizantina ya superada, valora como válida su inclusión en el juicio. Es decir, la propia defensa incluye el homicidio de Artieda.Responde luego al codefensor de De Marchi, quien oportunamente cuestionara la pertinencia de los testimonios del Coronel (RE) Ballester y la periodista francesa Marie Monique Robin, con consideraciones más políticas que jurídicas, alegando que no tiene facultad para hacerlo "si la defensa tuviera la posibilidad de abortar las pruebas de cargo no llegaríamos a debate" dijo.Contesta luego al defensor oficial Molina, sosteniendo que "parece que le falta un cuadro a su razonamiento..""...intenta invalidar el auto de procesamiento por cuestiones formales y luego va más allá y pretende cuestionar el contenido, lo que no le corresponde hacer". valoró no obstante, la capacidad del Dr. Molina, pero consideró su pedido de nulidad como conducta claramente dilatoria "acá hubo cerca de cien cuestiones planteadas, esto no es normal" sostuvo.Respecto del otro defensor oficial que defiende a Losito y Piriz, observó que "descontextualizó su planteo ignorando las leyes de punto final y obediencia debida", lo que explica las demoras en el avance de estos temas.Acerca de Ross, el abogado de Raúl Reynoso, señaló que su cuestionamiento pasaba por la supuesta "falta de pruebas" cuestión que es objeto de análisis del debate oral justamente.Luego le tocó el turno al Dr. Ramón Leguizamón, querellante de la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes, quien señaló que los planteos del Dr. Jorge Buompadre son reiterativos, y ya fueron resueltos el 23 de abril de 2007.Losito y Barreiro-señaló-dejaron constancia escrita de que conocían el expediente en su totalidad, e incluso realizaron presentaciones "por derecho propio" cuyo contenido denota que efectivamente lo conocían bien.Adhirió a las expresiones del Fiscal Auat en el sentido de que la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad ya no constituye un hecho discutible, y señaló a modo de ejemplo el caso del agente chileno Arancibia Clavel.Respecto al planteo de los defensores oficiales, quienes alegaron que sus defendidos realizaron presentaciones por "derecho propio" que según manifestaron no fueron diligenciadas, Leguizamón señaló que éstos planteos fueron diligenciados por el anterior defensor oficial, el Dr. Pujol y fueron oportunamente rechazados.Al final de su alocución y previamente al descargo del querellante de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, el Dr. Domínguez Henaín, insólitamente el codefensor de De Marchi quiso interrumpir, lo que, como correspondía, le fue negado por el Presidente del Tribunal el Dr. Víctor Alonso.Domínguez Henaín a su turno, coincidió con Leguizamón afirmando que la descalificación del auto de procesamiento fue resuelta oportunamente por este mismo Tribunal en el incidente nº 177, y en el incidente nº 175 el Tribunal recomendó que "se ponga fin a la repetición de los planteos" lo que obviamente no acató la defensa.Acerca de la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad, adhirió a lo observado por quienes lo precedieron en el uso de la palabra, poniendo además como ejemplo el caso de Priebke, el nazi extraditado. Destacó también los casos de Arancibia Clavel y Simón.El Dr. Mario Bosch además de adherir a los planteos que le precedieron, recordó fuertes testimonios y cuestionó las contradicciones del Dr. Gesino, a quien dijo no comprender, ya que por un lado cuestiona la demora en realizarse el debate y a renglón seguido señala "no entiendo el apresuramiento en fijar fecha de debate" una cosa incomprensible señaló.El Tribunal resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el 12 de febrero a las 8,30 hs. día en que están programados los primeros testimonios.
Fotos: Leandro Teysseire



----------------------------------------------------------------------------------------------"CARCELERO: SIRVAME DOS LIMONADASQUE VAMOS A BEBER CON EL CORONEL""









Que buena idea Capitán. Bebamos al lado de la pileta, o mientras paseamos por el parque ¿O lo hacemos simplemente en el salón de juegos? Ahora ¿Usted no tiene problemas con el aire acondicionado? El mío enfría mucho. A la noche mientras miro mis programas favoritos por el plasma de mi habitación, tengo que abrigarme."No se si existió este diálogo, pero hasta el mes de noviembre era perfectamente posible. Los detenidos del Regimiento 9 fueron alojados, en el marco de la Prisión Preventiva que le impuso el Juzgado Federal de Corrientes, en un Regimiento del Chaco conocido como "La Liguria", mas específicamente en el Casino de Oficiales de la unidad, que cuenta con todas esas instalaciones. Ellas se compartían con oficiales en actividad y la atención a los procesados era por parte de personal militar que debía reconocer en ellos la graduación de carrera. Con ello la mayoría de los presos, mandaba o podía disponer instrucciones a muchos. En ese tono: tráigame, llévelo, acérqueme.Obviamente esta situación repugna a la disposición del Art. 16 de la Constitución Nacional: "La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento.: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley". Es difícil explicar esta situación de manifiesta desigualdad ante otros presuntos delincuentes, sometidos a juicio por el Tribunal, que eran remitidos a la Unidad Nº 7 del Servicio Penitenciario Federal, incluso supuestos autores de delitos mas leves.En la causa del Regimiento 9 se investigan delitos gravísimos que incluyen desaparición física de al menos dos personas, secuestro de otras quince y tormentos. La privación de libertad es un delito continuado que se cometió ayer, hoy y mañana por una banda que obtuvo su impunidad durante treinta años.Pero hasta el asesinato de Febrés, se sostenía que razones de seguridad justificaba este estilo de detención o arresto, más parecido al de un Country que al de una cárcel.Febrés era un hombre de la Prefectura Naval Argentina, que sometido a proceso vivía en un destacamento de esa fuerza en el Delta, en condiciones similares a las descriptas arriba. Incluso se investiga si en dicho lapso viajó a España y todos los días un chofer de la fuerza buscaba a su mujer para que la visite. La misma amanecía dos o tres veces a la semana en el Destacamento.Pero Febrés fue asesinado, 48 horas antes de que declarare. Se disponía a hablar frente al Tribunal para decir cosas sobre la dictadura. Ello dio por tierra ese argumento y no quedo más remedio que aplicar el artículo 18 de la Constitución Nacional, que sostiene que las cárceles son para seguridad de los reos detenidos en ella.Finalmente un criterio de especialidad prima sobre el particular. Los militares no están educados para custodiar presuntos delincuentes y al mismo tiempo evitar que las manzanas podridas se junten con las sanas, es hasta un criterio básico de higiene.Hoy, pese a tanta alharaca mediática, de quienes intentan politizar la causa y defender la impunidad de quienes son acusados de cometer crímenes atroces, los presos están en la Unidad Federal Penitenciaria más próxima a su domicilio. Obviamente sin Internet o sin celulares, al igual que los otros presos, quienes tampoco tienen servicio de valet, cuidado de jardines, limpieza de piscinas, o cadete para los mandados para devolver la películas al videos y traer otras. En definitiva los acusados de cometer graves delitos mientras se investigan los hechos, van a la cárcel, porque hay semiplena prueba de que han cometido delitos, es decir el tribunal va a confirmar si son delincuentes o no. El mismo tratamiento que tuvo el Gordo Valor, el Dentista Barreda, el sátiro Correntino Di Mantua o mas atrás el Petiso Orejudo Cayetano Santos Godino.Así funciona la democracia y la igualdad ante la ley y a quien le impacte esta contundencia, seguro tiene mas de 40 años y vivió muchos años en dictadura., en distintas dictaduras.A fines del año pasado el Presidente Kirchner accionó la primera carga de dinamita que demolió una cárcel infame y cruel, como la de Caseros. Allí surgió el compromiso de mejorar la situación carcelaria argentina. Es sin duda una gran deuda pendiente de la democracia nuestra. Hoy los imputados del Regimiento 9 están en un departamento especial de enfermería, acondicionado especialmente para ellos. El baño es el de los médicos del penal que cedieron las instalaciones para ellos. No obstante creemos que en los próximos años merced a la continuidad de la política de Derechos Humanos de este Gobierno, los imputados si es que son condenados y los demás presos de las cárceles argentinas, sin duda gozaran de mejores condiciones carcelarias.Finalmente la causa se viene desarrollando desde hace más de tres años. Quien sostiene que no puede garantizar la defensa o es un improvisado, o falta a la verdad o intenta politizar esta causa, que se lleva adelante con todas las garantías constitucionales en vigor. De hecho varios militares que prestaron servicios en el Regimiento 9 fueron apartados de la causa por distintas razones procesales o técnicas.Finalmente creo que las reiteradas dictaduras de nuestro país se fundan en que los dictadores argentinos, especialmente los del autodenominado "Proceso de Reorganización Nacional", nunca leyeron a San Martín. Es imposible conciliar las enseñanzas de este Gran Correntino, con las acciones de Videla, o Camps, o los del Regimiento 9. Imagino la traición al mandato histórico de Don José, cuando afirmó: "La Patria no hace al soldado para que la deshonre con sus crímenes, ni le da armas para que cometa la bajeza de abusar de estas ventajas ofendiendo a los ciudadanos con cuyos sacrificios se sostiene. La tropa debe ser tanto mas virtuosa y honesta, cuanto es creada para conservar el orden, afianzar el poder de las leyes y dar fuerza al gobierno para ejecutarlas y hacerse respetar de los malvados que serian mas insolentes con el mal ejemplo de los militares (Mendoza, 4 de septiembre de 1.816).PABLO ANDRES VASSEL SUBSECRETARIO DE DERECHOS HUMANOS GOBIERNO DE CORRIENTES
--
From: SubsecretaríaDDHH Corrientes
To: http://ar.f449.mail.yahoo.com/ym/Compose?To=difundirbaires@fibertel.com.ar
Sent: Saturday, February 09, 2008 2:17 PM
Subject: CONDICIONES DE DETENCION DE REPRESORES
UN ABOGADO CUESTIONA LA PROTECCION DE LOS TESTIGOS
Un defensor compenetrado
Por D. M.
"No sé de qué hay que protegerlos si declararon hace treinta años y no han tenido ningún problema", declaró impávido Jorge Buompadre, abogado de dos militares imputados, en referencia al programa de asistencia y contención psicológica de testigos implementado por autoridades provinciales y nacionales. "Es un ignorante del desarrollo científico mundial. Es vergonzante que una universidad pública lo tenga como vicedecano", reflexionó Pablo Vassel, titular de la Subsecretaría de Derechos Humanos de Corrientes. Buompadre es vicedecano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. "Aun el más abyecto criminal merece asistencia letrada", pero "asumió una defensa política que lo aleja del mundo del derecho para acercarse al de la política y al de los defensores del terrorismo de Estado", agregó Vassel.Se trata de "evitar que el costo emocional de reactualizar situaciones traumáticas como las torturas y tener enfrente a quien los haya torturado o secuestrado no paralice a los testigos", explicó Victoria Martínez, responsable del plan nacional de contención y asistencia a testigos y querellantes en juicios por terrorismo de Estado."No sé de qué hay que protegerlos si declararon hace treinta años y no han tenido ningún problema. Me parece que es un pseudo plan elaborado por el Estado para manipular a los testigos", fue la respuesta de Buompadre. Las declaraciones "¿serán dirigidas por un psicólogo?", ironizó.Vassel calificó sus palabras como "aberraciones imposibles de soslayar". Es evidente que "a la defensa de los carniceros del RI9 no le gusta que se proteja a los testigos". Le recordó que de cuatro juicios que llegaron a su etapa oral y pública, en uno se secuestró a un testigo clave, que permanece desaparecido, y en otro se asesinó al imputado 48 horas antes de su sentencia. Ambos hechos "confirman la peligrosidad del aparato del terror".Vassel destacó la importancia de la asistencia psicológica a quienes atravesaron traumas extremos. "De las consecuencias del estrés postraumático hablan los sobrevivientes del Holocausto nazi, que lo sufren aún hoy, los ex combatientes de Malvinas y cualquier persona que haya sido víctima de una golpiza o violación. Hay protocolos científicos y carreras universitarias especializadas en la materia. Buompadre es un ignorante del desarrollo científico mundial. Es vergonzante que una universidad pública lo tenga como vicedecano", consideró."Buompadre puede defender a quien quiera, puede ganar fortunas con ello, pero no está obligado a asimilarse en sus valores humanos a sus clientes y mucho menos a ejercer verbalmente la misma crueldad que ejercían sobre sus víctimas personas que violaban a los detenidos, que torturaban con sadismo", concluyó.
© 2000-2008 http://www.pagina12.com.ar/ República Argentina
El país Domingo, 03 de Febrero de 2008
Cinco represores a juicio oral
El primer proceso oral y público por crímenes de la dictadura en el interior del país comenzará el martes. Declaran cerca de cien testigos.

El capitán (R) Juan Carlos Demarchi es un empresario ganadero de Corrientes
.
Subnotas
Un defensor compenetrado
Por Diego Martínez
Con cinco represores en el banquillo, más de noventa testigos y la ausencia casi confirmada del general Cristino Nicolaides, comenzará el martes en Corrientes el primer juicio oral y público del interior del país por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura. Entre los imputados, ex miembros del Regimiento de Infantería 9, sobresale el capitán (R) Juan Carlos Demarchi, un empresario ganadero que despierta simpatías en las familias patricias correntinas a quien sus camaradas bautizaron "El Electricista" por sus destrezas con la picana eléctrica. Serán juzgados por asociación ilícita, doce casos de secuestros agravados, vejaciones, apremios, tormentos y las desapariciones forzadas de Juan Ramón Vargas y Rómulo Gregorio Artieda.Además de Demarchi, interrogador en carácter de jefe de inteligencia del área militar 231, serán juzgados los coroneles Horacio Losito y Rafael Manuel Barreiro, y dos oficiales de Gendarmería: Carlos Roberto Piriz y Raúl Alfredo Reynoso. La situación de Nicolaides, condenado en diciembre a 25 años de prisión por cinco desapariciones, será resuelta mañana por el Tribunal Oral Federal de Corrientes. La información que tenían ayer los querellantes es que está internado en terapia intensiva en una clínica de Córdoba. Gracias a sus 82 años, el ex jefe del Ejército vivió el proceso en su prisión domiciliaria de Hilarión Plaza 3866, Cerro de las Rosas.La causa del RI9 se reabrió a fines de 2003 con la presentación de familiares de Vicente Ayala, patrocinados por la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes. En 2004 se sumaron los familiares de Vargas y Artieda, vistos por última vez en cautiverio en el RI9. Si bien los casos se unificaron, la causa se desdobló y el caso Ayala no fue elevado. En octubre de 2004 el juez federal Carlos Soto Dávila ordenó las primeras detenciones, que conmocionaron a la alta sociedad correntina. Sobre todo por el caso Demarchi, próspero ganadero que llegó a presidir la Sociedad Rural local. Su colega en la entidad madre, Luciano Miguens, suele enviar "saludos a Pancho" cada vez que pisa la provincia.La notoriedad de Demarchi y la imposibilidad de evitar el juicio también generó declaraciones eclesiásticas. En noviembre, el obispo correntino, monseñor Domingo Castagna, reivindicó la teoría de los dos demonios. El país "ha sufrido mucho por causa de la violencia subversiva y de la violencia represiva del poder ilegítimamente usado", dijo. La lectura sobre el terrorismo de Estado "es parcializada y mentirosa" y da lugar a "conclusiones inadecuadas e injustas", agregó. Días después, durante un homenaje a desaparecidos de Perugorría, el obispo de Goya, Ricardo Faifer pidió disculpas por "los hermanos católicos que no supieron interpretar el mensaje" cristiano durante la dictadura, palabras que los organismos locales interpretaron como un claro apoyo al proceso de justicia.No sólo Demarchi hizo carrera. Los coroneles Barreiro y Losito estaban en actividad cuando fueron detenidos. El primero, destinado en el Regimiento de Monte Caseros. Losito era agregado militar en Italia. En 2003 el juez federal Carlos Skidelsky ordenó su detención por su actuación en la Masacre de Margarita Belén. La Cámara Federal de Resistencia lo liberó, pero allí culminó su aventura europea. Reynoso llegó a ser comandante de Gendarmería. Después descubrió la veta política. Fracasó como candidato a intendente de Orán, Salta, pero asumió como concejal, siempre por el Partido Renovador del capitán de navío Roberto Ulloa.Excepto los gendarmes Reynoso y Piriz, presos en Marcos Paz, y Nicolaides, en su casa, los militares imputados estuvieron detenidos desde el primer día en la Base de Apoyo Logístico de Resistencia, servidos por sus pares. Recién en diciembre, cuando el prefecto Héctor Febres apareció envenenado en su dúplex del Tigre, fueron trasladados al Instituto Penal de Campo de Mayo. Desde el miércoles están alojados en la Unidad 7 del Servicio Penitenciario chaqueño. A diferencia de los coroneles del Batallón de Inteligencia 601, que sólo asomaron la cabeza cuando no tuvieron otra alternativa, Demarchi & Cía. van a presenciar las audiencias.Los jueces del TOF de Corrientes encargados de conducirlas y dictar sentencia son Víctor Alonso, Lucrecia Rojas Badaró y el conjuez Carlos Navarro. El último reemplaza a Vicente Constancio Espósito, quien debió excusarse porque fue juez federal durante la dictadura y las defensas de los imputados lo ofrecieron como testigo. Representarán al Ministerio Público el fiscal federal del Tribunal Oral de Chaco, Jorge Auat, el fiscal general federal correntino Germán Wiens Pinto, y el fiscal de primera instancia Flavio Ferrini, que actuó durante la instrucción.Durante cuatro meses, ofrecidos por las defensas de los imputados, declarará medio centenar de militares retirados y capataces de estancia. Por las querellas darán testimonio más de 40 testigos, en su mayoría sobrevivientes del RI9. También la documentalista francesa Marie Monique Robin y miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense que el año pasado identificaron a Rómulo Artieda, visto con vida por última vez en el RI9 y enterrado como NN en una fosa común del cementerio de Empedrado.
© 2000-2008 http://www.pagina12.com.ar/ República Argentina
CARTA ABIERTA a DE MARCHI (h)

Me faltaban unos meses para cumplir diez años cuando tu papá entró violentamente a mi casa buscando a mis padres; sitiaron toda la cuadra, entraron casa por casa, pieza por pieza, amenazaron, apretaron y nos tomaron de rehenes a mis abuelos, mis dos hermanos y yo. Eso fue unos días antes del golpe militar de marzo del ´76 y actuaban todos vestidos de civil. Esa fue una de las tantas que nos tocó vivir en esos años de horror, locura y muerte.
Después, en el año ´77, se produjo el momento más difícil que nos tocó vivir en nuestras vidas: el secuestro de papá. En ese operativo también participó tu papá. Y el hecho que haya estado vestido de fagina o de civil no es un eximente de sus responsabilidades. Fue parte del horror, la tortura, las vejaciones más terribles y fue parte conciente del accionar represivo del Estado, lo que no tuvo nada de heroico ni fueron actos de obediencia debida.
Leyendo la carta que escribiste me doy cuenta de algo bastante importante. Contás el estado del proceso judicial en el que está imputado tu padre con otros represores, contás los artilugios que usa su defensa (juicios políticos, querellas a jueces y diatribas varias). Decís que es un “preso político” (aprovecho y te aclaro que no está preso por tener tal o cual ideología sino por hechos delictivos gravísimos que lo tuvieron como protagonista). En esa carta se dicen muchas cosas, pero lo único que no se dice de modo claro y concreto es una sola palabra: INOCENTE. Y eso es así porque, no solo vos, yo, el propio Cap. Demarchi, sino todo el conjunto de la comunidad sabe que tu papá estuvo ahí, participó, torturó y tiene en sus manos sangre de gente inocente. Se sabe. Ahora llegó el momento que la justicia salga del letargo de treinta años y, con todas las garantías y derechos que no tuvieron las víctimas de la represión, tu papá y los demás represores sean juzgados por los crímenes de lesa humanidad que se cometieron.
Como despedida dejo para la reflexión el siguiente párrafo que tiene como protagonista a la hija de otro represor: “El torturador Valentín Milton Pretti murió enloquecido y solo a los 68 años, poco antes de ser detenido por el secuestro de niños nacidos en las cárceles de la dictadura argentina (1976-1983). “Una de las últimas veces que hablamos empezó a contarme que había matado a un niño, y yo pensé que después de haberlo matado me habría acariciado a mí o a mis hermanos", declaró su hija Rita, de 37 años. Hace dos renunció al apellido paterno. “No soy la hija de un loco, sino la hija de un policía que fue formado por un Estado que es responsable de lo que ocurrió y que permitió que mi padre siguiera en libertad y que no haya pagado por lo que hizo", cita hecha por periodista Vicente Romero en la presentación del libro El alma de los verdugos (editorial RBA).
Se dice –con razón-, que los hijos no cargan con las culpas de los padres, a menos que quieran hacerlo, habría que agregar.
Sólo la VERDAD y la JUSTICIA nos permitirán cerrar las heridas que dejó ese pasado atroz. VERDAD y JUSTICIA, eso pido yo. Y vos?


ARACELI FERREYRA (h)
Respuesta a Juan Carlos De Marchi (h)
Con respecto a una carta de lectores aparecida en el diario “La Republica” del domingo 10/02/07 Pág.15 firmada por Juan C. de Marchi (H) quiero expresar lo siguiente.Yo no tuve la suerte de tener abogados defensores ni tribunales que me juzguen cuando fui detenido el 24/03/76, como así tampoco mis suegros, mi esposa y mis cuñadas tienen donde llevar una flor ante la desaparición de su hija y hermana, que nunca supieron donde está, pues esos milicos fueron tan cobardes que ni los cuerpos se animaron a entregar (en toda guerra los vencedores entregan los cuerpos). En cambio este gobierno peronista si les da la posibilidad a éstos represores de contar con sus abogados y el respectivo proceso democrático. Quiero recordar también que la convención de 1.948 art. 2º habla de “aniquilamiento total o parcial de un grupo étnico, nacional, radical o religioso”; que es lo que ocurrió en nuestro país desde 1.976 a 1.983. Lo importante y que resulta inédito y alentador es que el estado sea capaz de juzgar y castigar el delito de genocidio cometido por civiles y militares en su nombre; porque permite a la sociedad Argentina y Correntina (bastante olvidadiza) elaborar estos hechos. Para terminar, debemos decir que hay tres tipos o niveles de culpa: la criminal, la política y la moral.La primera, es de quienes cometieron actos criminales. No es homologable a las otras y solo se zanja con el castigo, no hay arrepentimiento para esa responsabilidad. El único arrepentimiento posible es posterior al castigo. Las otras dos culpas no son judiciables. La política es la que por acción u omisión permitieron esos actos; La moral es la que nos toca individualmente y debemos preguntarnos que podríamos haber hecho y no hicimos para que otro ser humano no fuera masacrado como los 30.000 desaparecidos.Indudablemente los fallos del tribunal de La Plata (Etchecolatz, Von Wernich) como el de acá de Corrientes (RI9), serán un aporte invalorable para el derecho internacional y nos da la razón que la justicia aunque tarde llega, pues se están cumpliendo 60 años de la convención sobre genocidio. Miguel Alfredo Galantini D.N.I. 12.765.012
El Capitán tiene quien le escriba
Primero fue una solicitada con la firma de integrantes de las "familias patricias" de Corrientes, rayana en la apología del crimen. Rayana o incursa, de todos modos ningún fiscal actuó de oficio en el tema para dilucidarlo. Luego una seguidilla de "Opinión de lectores" en distintos medios locales, sendas solicitadas pagas a media página y la columna dominical de un tal García en un medio local, que no conforme con expresar sus ideas filo-dictadura aprovechó el generoso espacio que le brinda este medio (quizás coincidiendo con su línea de pensamiento) para transcribir una nota del propio Capitán De Marchi donde se autocalifica de "prisionero de guerra" (sic). Es que el debate ya se inició hace mucho, la "Causa RI9" cuyo debate oral recién se inicia el 5 de febrero del presente año, ya viene generando airadas reacciones de sus detractores desde que se ordenaron las detenciones de los militares acusados de graves delitos, que no pueden menos que ser calificados de aberrantes. A menos que la violación, la picana eléctrica administrada en las zonas más sensibles del cuerpo (exacto, allí donde la imaginación se lo está diciendo), los golpes y toda clase de tortura sistemática merezcan otra adjetivación. Con foto del Capitán De Marchi (expuesto por primera vez en un medio), al que sus víctimas recuerdan como "el electricista" por su destreza con la picana, en un conocido portal de Corrientes una ignota Victoria Alsina expresa: "Las acciones militares pueden ser evaluadas igual que a un civil?". Señora Victoria: las acciones que atentan contra la humanidad y que como tal constituyen delitos, pueden y deben ser evaluadas con la debida seriedad cualquiera sea la profesión del presunto delincuente. Quizás oyó hablar de la Asamblea del año XIII. Muchas veces se habló de la "complicidad civil" de la dictadura, la mayoría de las veces sin nombrar a los que se beneficiaron económicamente con el plan económico de Martínez de Hoz, pero pocas veces como sucede en Corrientes estos se exponen solos en los medios, voluntariamente. Quizás se deba a la composición social de los represores correntinos, insertos en lo más granado del medio. Tal vez se trate en algunos casos de ignorancia, en otros de parcialidad ideológica. Lo cierto es que además de gozar de todas las garantías procesales, el favor de ciertas homilías, y hasta hace poco tiempo, condiciones privilegiadas de detención, desde el inicio… el Capitán De Marchi tuvo quien le escriba. Diego Cazorla ArtiedaD.N.I: 17248905
Texto completo de la solicitada a la que se hace referencia en el primer párrafo
"Los abajo firmantes, argentinos preocupados por la reconciliación nacional, nos vemos obligados a manifestarnos en contra de la campaña de desprestigio, a la que se ha sometido a personas de bien que en la dolorosa década del 70 defendieron con coraje y honor a la patria cuando ésta se vio amenazada por el terrorismo subversivo" afirman "Para lograr esta reconciliación es necesario no desfigurar la realidad histórica del país. Vemos con aflicción una campaña tendiente a definir a los guerrilleros subversivos como jóvenes idealistas y desprestigiar la valiente acción de quienes defendieron la identidad nacional" . "Esta visión equivocada de los hechos prescinde del contexto social y político de aquel momento. La inoperancia y a veces complicidad de la dirigencia política de la época frente al flagelo de la guerrilla, derivó en una absurda y suicida amnistía de criminales que dejó al país a merced de las bandas terroristas provocando asimismo el desprestigio de los cauces legales para enfrentar el fenómeno subversivo" . Continuan alegando que "En aquellos tiempos la Argentina se encontraba envuelta en una violencia extrema, toda la población estaba sumida en una sensación de miedo y desamparo, la república con peligro latente de disolución al existir en el país zonas literalmente liberadas, donde había tropas subversivas uniformadas con bandera propia y armamento moderno, que hacían formaciones en los pueblos y proclamaban la separación de nuestro territorio. Basta leer los diarios de la época para comprender la extrema gravedad de la situación". "Tampoco se dice que la guerrilla tuvo el apoyo de potencias extranjeras que le proporcionaron armas, entrenamiento e inteligencia" señalan . Y sostienen que "En nuestra ciudad constatamos con dolor, que en forma absolutamente parcializada, desleal, teñida de un ánimo revanchista y con una visión ideologizada de los hechos, se pretende mancillar el buen nombre de personas como el Cap. Juan Carlos De Marchi y otros en situación semejante, cuya trayectoria y hombría de bien es indiscutible, achacándole a través de calumnias periodísticas carentes de toda objetividad y seriedad hechos aberrantes cuya mendacidad es manifiesta para quienes saben de su integridad moral" . La solicitada continúa: "Sin embargo, si Dios permite que la perversidad y el resentimiento social saquen partido de esta desgraciada circunstancia, queremos hacer público que si bien hay ingratos y apáticos, también somos muchos los que los acompañamos, valoramos y estamos dispuestos a defenderlo públicamente en estos momentos difíciles" . Afirman además que "La reivindicación de la justicia así planteada, nada aporta a la pacificación de los espíritus ni a la consolidación de la tranquilidad que arduamente se ha recuperado. En vez de obtener la verdad y la reconciliación, proclamando una falacia se propicia una nueva confrontación". Y convocan a todos los conciudadanos "a la reconciliación nacional -la que, para asentarse sobre bases sólidas- requiere una actitud de grandeza superadora de los viejos odios y rencores y ponernos a construir la patria con la que soñaron nuestros próceres".
Firman la solicitada: Adela M. Harvey Silva, Adelia Nigri, Adolfo Miranda Gallino, Adolfo Miranda Gallino (h.), Adriana Hernández de Roca, Adriana Zaimakis, Agustín Alba Posse, Agustina del Grosso, Alba F. de Macías, Alejandro Zaimakis, Alfredo E. Verardini, Alfredo F. Meabe, Alfredo J. Meabe, Alfredo José Verardini Mechulán, Ana Gómez de la Fuente de Amadey, Ana María Díaz Colodrero, Ana Teresa F. de Zaimakis, Andrés H. Verenengo, Angela Danuzzo de Velar, Angélica Farizano, Antonio Crosetto, Antonio Zaimakis, Aquiles R. Solari (h.), Ariel Botello, Augusto Millán, Augusto Millán (h), Baltasar Torrent, Benjamín Rojas, Bernardo Farrell, Carlos José Marquez, Carlos Taboada Buasso, Carlos Tomás Perrens, Carmen de Broll, Carmen L. Bobbio de Rico, Carmen Lila Rico, Carmen M. Moricet, Carolina Broll de Desimoni, Carolina Casco, Carolina Del Grosso, Celia R.E.M. De Verardini, Claudia L. de Young, Claudia Santos Barrios, Daniel A Colombo, Daniel Badessich, Daniel Paterlini, Daniela Nigri, Delia F. de Rojas, Diego José Mantilla, Diego Rafael Mantilla, Dora A. Nalda, Eduardo Fernández Capurro, Eduardo Perrens, Eduardo R. Perrens, Elena D. de Gigliani, Eliana Monti, Eligio P. de Bernes, Elisa Dolores López de Vera, Eloisa Traynor de Meabe, Elsa Leconte de Nalda, Elvira Benítez de Leconte, Elvira Leconte Benítez, Elvira Meabe de Benítez, Elvira Meabe de Pita, Elvira Verardini de Rodríguez, Emma A. B. de López, Enrique J. Sommaruga, Ernesto Blanco, Ernesto Desimoni, Esteban Huerta, Eudoro J. Meabe, Ezequiel Salas, Facundo Perrens, Felipe Bonastre, Fernando Ruiz Estevez, Flavia Nigri, Francisco Benítez Hardoy, Francisco José Malfussi, Francisco R. Macías, Franco Ninfa, Gabriela Sirio de Romero, Gastón del Grosso, Gastón F. Velar, Gladys Aguilar, Gloria E. Tasano de Meabe, Gloria G. de Young, Gonzalo Ibáñez, Graciela P. de Conde, Graciela Regalini de Badessich, Gregorio Vera Narvaez, Guadalupe Molina, Guillermo E. Roca, Guillermo E. Roca (h), Gustavo Giménez, Guzmán Castillo Odena, H. R. Solé, Hebe Alvarez de Ledesma, Hernán González Moreno, Hipólito Vernengo, Hugo Ramón Brunel, Irene Girado de García Enciso, Iván Ríos, Jimena Ibáñez, Joaquín Comas, Joaquina Gómez Belcastro, Jorge Alberto Fiat, Jorge E. Leconte Vidal, Jorge Leconte Benítez, Jorge Raúl Costa, Jorgelina Bonet, José Alberto Meabe, José Enrique García Enciso, José F. Gómez Belcastro, José Francisco García Enciso, José Luis Amadey, José Raúl Rey, José Santiago Macías, Juan Federico Belaustegui, Juan A. Pita, Juan Cruz Leconte Benítez, Juan Cruz Meabe, Juan E. Paterlini, Juan Jorge Young, Juan José Romero, Juan José Young, Juan Martín Meabe, Juan Pablo Seferián, Julia Ibáñez, Julián M. Paterlini, Julián Miranda Gallino, Kokotik Gustavo, Leonor de Bruzzo, Lucas Gómez Belcastro, Luciana M. Gómez Belcastro, Luis Trofelli, Luz Ríos Benítez, M. Soledad Moncada, Ma. Adela Croza de Comas, Ma. Alicia Artigué, Ma. Beatriz Benítez de Ríos, Ma. Belén Goitea, Ma. Carolina Alonso de Casco, Ma. Cecilia Frigerio, Ma. Cristina Iribas, Ma. de la Paz Hardoy, Ma. de la Paz M. de Migliarini, Ma. de los Milagros Leconte Benítez, Ma. del Carmen Buasso, Ma. del Rosario Benítez de Buasso, Ma. E Cremonte de Costa, Ma. Edelmira Leconte, Ma. Eugenia Desimoni, Ma. Eugenia Gómez Belcastro, Ma. Eugenia Ognio, Ma. Eugenia Paterlini, Ma. Graciela Meabe, Ma. Inés Gómez Belcastro, Ma. Isabel Castillo Odena, Ma. José Frigerio, Ma. Juliana Romero, Ma. Julieta Goitia, Ma. L M de Alonso, Ma. Mercedes Leconte, Ma. Paz Romero Sirio, Ma. Teresa Gómez Belcastro, Ma. N Migliarini de Bernes, Mabel A. Muzzio, Marcela del Grosso, Marcelo Aguilar, Marco Moncada, Marcos A. Moncada, Margarita C. de Perrens, María A. Rico, María C. Sánchez de Castillo Odena, María C. Verardini, María de la Paz Benítez Hardoy, María Laura M. de Bernes, Mariano Astoul Bonorino, Marisa Drews de Desimoni, Marta F Valenzuela, Marta Miranda de Abelenda, Martha Ruiz de Sirio, Martín Amadey, Martín M. Moncada, Martín Miranda Gallino, Mauricio J. Jaciansky, Maximiliano Marco, Miguel A. Ríos, Miguel Angel Aguilar, Misael Fraschia, Mónica Aden de Paterlini, Natalia Gesualdi de Verardini, Nellida Romera, Nicanor R. Conde, Nicolás Blanco, Nora A. A. de Rico, Omar Senosiain, Orlando Manunta, Osvaldo Benítez Meabe, Osvaldo M. Benítez, Paola Nigri, Patricia A. Sirio, Patricia Alba Posse, Patricio Gómez Belcastro, Pedro Amadey, Pedro H. Fiacadori, Pedro Leconte, Pedro M Desimoni, Pedro R. Colombo, Rafael A. Rossetti, Raimundo A. Ledesma, Raquel Taboada de Moncada, Ricardo Alba Posse, Ricardo S. Alba Posse, Roberto Federico Demonte, Rodolfo Luzuriaga, Rodrigo Leconte Benítez, Romilio A. Bruzzo, Rosario Soy, Sarah Tifuiño, Severo A. Gómez Belcastro, Severo A. Gómez Cullen, Silvia Viviana Martínez, Sofía E. B. de Huerta, Sofía Simonelli de Castillo Odena, Susana C. de Astoul Bonorino, Susana Cunha Ferré, Valeria Tubio, Valeria Voss de Meabe, Verónica Gómez Carella, Víctor Rico, Walter Aragor.