viernes, 13 de julio de 2007

NIETA 88 ABUELAS DE PLAZA DE MAYO




Abuelas recuperó el nieto número 88La jueza María Servini de Cubría anunció que se trata de una mujer de 30 años, hija biológica del matrimonio Taranto- Altamiranda, desaparecido en el Proceso.
“Esto de hoy es un hecho histórico, porque estamos devolviendo los derechos y estamos destruyendo el plan macabro de la dictadura”, consideró Carlotto.
La jueza federal María Servini de Cubría y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela Carlotto anunciaron hoy la recuperación del nieto 88, sustraído durante la última dictadura militar.
Se trata de María Belén, una mujer próxima a cumplir 30 años, que vive en Córdoba y según los estudios genéticos es hija biológica de Rosa Luján Taranto y de Horacio Antonio Altamiranda, ambos desaparecidos en la última dictadura.
El anuncio se realizó en una conferencia de prensa convocada en el despacho de Servini de Cubría, en los tribunales federales de Retiro, donde concurrieron los familiares biológicos de la joven restituída.
“Esto de hoy es un hecho histórico, porque estamos devolviendo los derechos y estamos destruyendo el plan macabro de la dictadura”, consideró Carlotto.
La joven recuperada fue adoptada en forma legal, “de buena fe”, por un matrimonio que tiene otro hijo adoptado, familia que reside en Córdoba y ahora sólo resta realizar el trámite de cambio de apellido, detalló la jueza.
Según explicó Servini, la familia ya se reencontró luego que los exámenes arrojaron garantía de compatibilidad, de acuerdo con los análsis inmunogenéticos realizados por el banco Nacional de Datos Genéticos, que funciona en el hospital Durand, en esta capital.
La restitución fue posible gracias a la inquietud de María Belén, quien siempre supo que fue adoptada y llegó en forma voluntaria a consultar sobre su identidad.
María Belén se acercó por primera vez hasta las Abuelas en 2005 al llamar al 0800-222-2285, pero luego dudó y por “cuestiones familiares” decidió suspender la búsqueda de la identidad.
A mediados de 2006, el equipo de Abuelas con sede en Córdoba, capital, retomó el vínculo y la joven reinició el camino hacia su identificación. El viernes 29 de junio pasado, el banco de datos genéticos identificó de manera positiva, con un 99,99 por ciento de certeza, que María Belén es hija de María Luján y de Horacio Antonio.
“Fue adoptada en forma legal y de buena fe, por lo cual todavía no sabemos quienes son los apropiadores”, concluyó la jueza Servini de Cubría. María Belén ya “se encontró con su familia biológica, que desde hace 29 años la espera con amor y grandes expectativas”, dice el comunicado de las Abuelas de Plaza de Mayo.
María Belén es hija de Rosa Luján y de Horacio Antonio, secuestrados en la vivienda bonaerense de Florencia Varela el 13 de mayo de 1977, delante de sus dos hijos, de dos y tres años. “Los represores los entregaron a una vecina, quien luego los llevó con sus abuelos paternos”, agregan las Abuelas.
María y Horacio eran militantes políticos del PRT-ERP. En el momento en que María Luján fue secuestrada tenía un embarazo de siete meses y al llegar al octavo mes fue llevada a Campo de Mayo para que pudiera dar a luz, según datos reconstruidos por tres testimonios.
María Belén nació por cesarea, de acuerdo a lo que contó María Luján al regreso de la sala de parto a otros detenidos-desaparecidos.
Tuvo muy poco contacto con su hija, pero suficiente como para darle el nombre, que se lo contó a Elena Alfaro, compañera de cautiverio. Elena Alfaro relató el episodio en el juicio contra las juntas militares, en 1985.
Susana Reyes y Ana María Di Salvo lo recordaron en los Jucios por la Verdad, 1998-’99, en La Plata. La abuela de María Belén, Irma Rojas, se integró en 1982 a las Madres y luego a las Abuelas, desde donde inició la búsqueda de la nieta, que ahora se logró.
María Belén nació durante los primeros días de agosto de 1977 en Campo de Mayo y tras ser arrebatada a la madre, “el Movimiento Familiar Cristiano se encargó de entregarla en adopción a los tres meses de vida”, refiere el comunicado de las Abuelas.
María Belén vivió desde que fue entregada “de buena fe” a la familia en Buenos Aires hasta 1988, años en el que los padres adoptivos se trasladaron a la ciudad de Córdoba.

SI TENES DUDAS SOBRE TU IDENTIDAD, SI CREES QUE PODES SER HIJO DE DESPARECIDOS CONSULTA A www.abuelas.org


1 comentario:

agustina magali portillo dijo...

hola soy agustina y el otro dia el viernes 12 de junio del 2009 fue irma rojas una madre de plaza de mayo y nos conto la historia como fue lo que paso que perdieron a sus hijos y la verdad me conmovio mucho y me dio mucha pene por lo sucedio y ojala que puedan seguir buscando a sus nietos yo vivo en capital casi en capital en la localidad de rafael calzada y yo de todo mi corazon les deceo mucha suerte y que puedan seguitr buscando a sus nietos yo me llamo agustina magali portillo les mando besos gigantes chau les deceo toda la suerte del mundo